Feeds:
Entradas
Comentarios

¿VICTORIA EN MOSUL?

De ser cierto el anuncio del gobierno iraquí de haber recuperado la ciudad Mosul – bajo el poder del Estado Islámico (EI) desde 2014, – es motivo de optimismo.

El primer ministro iraquí al-Abadi visita Mosul tras anunciar su liberación de ISIS o el EI.

Si en los próximos meses se inicia la reconstrucción de Mosul sin que hayan rezagos del EI, la lucha para destruir a ese grupo terrorista como organización militar significa un gran avance pues solo le quedaron pocos bastiones, principalmente, en Siria, y la heterogénea coalición de naciones miembros de la OTAN, lideradas por Estados Unidos, junto a algunos países del Medio Oriente, el ejército iraquí de mayoría árabe sunita y guerrilleros kurdos – un grupo étnico de origen asiático y no árabe – podrán demostrar que lograron un objetivo común a pesar de sus grandes diferencias geopolíticas.

Mosul es importante porque es la tercera ciudad más poblada de Iraq previo a la guerra y porque está en una zona rica en petróleo que permitió al EI financiarse – a través de contrabando a Turquía – hasta el punto en que en 2016 este grupo islamista produjo 100 mil barriles de petróleo diarios, cifra que la colocó como noveno productor del mundo de ese rubro.

La pérdida de la ciudad y de zonas aledañas no solo dispersa y empobrece al EI, pero también lo deja sin un símbolo de atracción para sus miembros porque allí su líder, Abu Bakr al-Baghdadi, proclamó un califato (imperio) que se expandiría por el Medio Oriente y el norte de África.

Luego de la reconstrucción y pacificación de toda la provincia norte de Mosul los iraquíes podrán implementar de nuevo la constitución redactada tras la invasión de EEUU que le otorga autonomía a los kurdos en una parte del norte del país.

Existen más de 50 millones de kurdos- un pueblo al que las potencias extranjeras en el Medio Oriente, en especial Gran Bretaña y Francia, dejaron sin estado – que habitan, principalmente, en el área montañosa contigua entre el sudeste turco (20 millones); el oeste iraní (13 millones); el noreste sirio (3) y el norte de Iraq con 8 millones. Solo la mayoría kurda iraquí ha gozado de cierta autonomía desde el 2005.

Érase una vez que George W. Bush anunció el fin de la guerra de Iraq tras el derrocamiento de Sadam Hussein para que luego comenzara una larga guerra civil que incluyo al EI – un grupo disidente de Al Qaeda – y por eso hay que esperar meses o años para saber si en realidad Mosul fue liberado y el EI, al menos como ejército (no como organización terrorista internacional) ha sido derrotado.

SIMONE Y MARIANNE

Simone y Marianne tuvieron biografías muy diferentes, y sin embargo, compartieron una esencia común: la lucha por la democracia y por la tolerancia.

Simone, judía francesa, se dedicó a la política ejerciendo el cargo de Ministra de Salud y fomentó leyes liberales como el derecho al aborto y sobresalió como la primera mujer presidente del parlamento europeo en 1979.

Simone Veil.

Marianne, hija de inmigrantes, fue una judía venezolana que estudió filosofía y desde la sociedad civil, destacó como una gran intelectual que formó conciencia sobre derechos humanos y justicia social en medios académicos y universitarios que hoy son buena parte de la fuerza demócrata de su país.

Marianne Kohn Beker.

Simone y Marianne propagaron sus visiones de tolerancia desde perspectivas diferentes pero a partir de una misma referencia: el Holocausto.

Simone (que no conoció a Marianne), lo hizo como sobreviviente del campo de concentración Auschwitz.

Simone junto al ex presidente Chirac visitando el campo de exterminio Auschwitz.

Marianne (que supo quién fue Simone), fundando en 2006 la ONG Espacio Anna Frank, junto a su hermana Dita y otros venezolanos. A través de la experiencia de la adolescente que, por medio de su diario, logró transmitir la tragedia del totalitarismo Nazi que la condujo a la muerte, también en Auschwitz, Marianne promovió el respeto al diferente y la valentía moral en un país que se encaminaba hacia ese sistema político. (https://www.facebook.com/espacioaf/)

Simone Veil (Z´L) falleció el 30 de junio y fue enterrada en el Panteón de París por iniciativa del presidente Macron.

Marianne Kohn Beker (Z’L) dejó la vida terrenal el 5 de julio y fue sepultada en compañía de su familia, amigos y admiradores en un cementerio judío de Caracas.

¿Tengo derecho a usar un espacio periodístico para honrar a una mujer de menor trascendencia mediática como Marianne a la vez que a una figura pública más conocida como Simone?
Sí, porque cualquiera que tenga el privilegio de toparse en la vida con personas como Marianne hará algún tipo de impacto importante sobre varias más por la huella que gente especial como ella nos dejan en el camino.

Dos ejemplos de los muchos eventos organizados por el Espacio Anna Frank.

La conflictiva situación de Venezuela casi no da espacio periodístico para abordarla en toda su complejidad, pero julio ha resultado ser un mes determinante para su futuro desde que el régimen Chavista-Madurista-Castrista decidió que a fin de mes se realice una votación inconstitucional para elegir candidatos a una asamblea constituyente.

Estas elecciones se han manipulado para ganarlo con un sistema selectivo y manipulado, no de voto universal, que por supuesto será realizado por el “ministerio de elecciones” del gobierno (el Consejo Electoral) que sigue órdenes para ejecutar esta farsa que otorgará “sustento legal” al chavismo para perpetuar la dictadura.

La oposición democrática, movilizada en resistencia civil, planteó entonces, para el 15 de julio, un referéndum simbólico para demostrar que la dictadura no tiene apoyo popular para reformar la constitución ni para seguir gobernando. El régimen ha reaccionado ante a esta decisión con más crueldad, represión y terrorismo de estado.

Comparto una triste reflexión de mi amigo Henry, que sobrevive en Venezuela, escrito el día que el país conmemora la declaración de independencia:

“5 de Julio. Un día triste para el país. Hoy las FANB (Fuerzas Armadas) exhibirán su arsenal de guerra que está siendo utilizado contra los jóvenes más valientes del país. Aquellos que le meten el pecho a las balas, que han dejado la vida, la esperanza y la felicidad en el asfalto. Los militares que no se pronuncian en contra de los atropellos y violaciones de los Derechos Humanos, son cómplices y soportes del régimen. Es un día triste porque tenemos el gobernante más incapaz del planeta y como pueblo, como nación no hemos sido capaces de expulsarlo del poder. Es un día triste porque aquí, en Venezuela, todo está sobrevaluado menos, ¡LA VIDA!”.


EL 5 DE JULIO PARAMILITARES ENTRARON AL PARLAMENTO Y AGREDIERON A VARIOS DE SUS MIEMBROS

QATAR NO QUIERE ACATAR

Ya pasan tres semanas desde que siete países árabes rompieron relaciones con Qatar: la potencia teocrática sunita del Golfo Pérsico, Arabia Saudí y dos monarquías vecinas del mismo tipo de régimen que siguen sus directrices, Emiratos Árabes Unidos y Bahréin; Egipto; las distantes islas Maldivas, y dos gobiernos sin mayor poder en su territorio por severas guerras civiles: Libia y Yemen.

Inicialmente, la excusa de apoyo al terrorismo que adujeron los saudíes para aislar a Qatar, que comparte la misma doctrina radical del Islam surgida en el siglo 18 en la Península Arábiga, el wahabismo, no resiste mayor fundamento ya que Arabia Saudí continúa propagando esta interpretación islámica a varios países del mundo. La monarquía fundamentalista saudí no tiene la autoridad moral para denunciar a los qataríes de semejante acusación.

Ahora que Kuwait actúa como mediador del conflicto, se hacen claras en una lista de trece demandas exigidas a Qatar, las principales motivaciones para acorralar a este pequeño pero rico país:

-Arabia Saudí, como el gran poder sunita de la región, exige que Qatar minimice sus buenas relaciones con Irán, la potencia chiíta con la que cortó relaciones en enero de 2016, sobre todo, aquellos proyectos petroleros conjuntos entre los qataríes y los persas.

-Ni los saudíes ni los egipcios, como potencias árabes del Medio Oriente, les gusta que Qatar haya negociado con Turquía, país no árabe, un proyecto para una base militar de ese país en su territorio. Exigen anular ese acuerdo.

-Los países del Golfo demandan el cierre de la cadena de noticias en árabe Al Jazeera porque su cobertura debilita a gobiernos tiranos basados en la religión o, como Egipto, dictaduras militares represivas.


TRAILER DE DOCUMENTAL SOBRE AL JAZEERA

Los saudíes quieren que Qatar vuelva a acatar a sus monarcas como el emirato vasallo de antaño.

NACIÓN DE CANCILLERES

En Alemania, al primer ministro lo llaman canciller y hace poco falleció aquel a quien le tocó el honor, pero también la dificultad, del proceso de reunificación de su país dividido en dos bloque ideológicos desde 1945 hasta 1990: el canciller social-cristiano Helmut Kohl.

El hombre que dominó la política germana durante casi dos décadas y quien imprimió también un sello en la consolidación de la Unión Europea, es uno de varios jefes de gobierno de un país que desde el fin de la II Guerra Mundial ha “producido” a grandes líderes que no han rehuido a los grandes desafíos de la historia como su sucesora de partido y luego de gobierno Angela Merkel.

Al estadista Konrad Adenauer, en el poder desde 1949 hasta 1963, le correspondió reconstruir a Alemania Occidental, transformando al país en una nación ejemplar, lidiando con los “fantasmas” de su pasado nazi y con el delicado equilibrio de conflictos de la “Guerra Fría”, sobre todo en Berlín occidental, de la vecina comunista Alemania Oriental.

Fundador del partido de Kohl y Merkel, Adenauer el impulsor del llamado “milagro alemán” fue tambièn el arquitecto del sistema descentralizado de la actual República Alemana. Tambièn Adenauer junto al primer ministro de Israel, David Ben Gurión, lograron normalizar la relación entre sus pueblos a pesar de las cicatrices del Holocausto.

Churchill y Adenauer.

Alemania también aportó otros grandes cancilleres como el visionario Willy Brandt (1969- 74) con su “Ostpolitik” (acercamiento hacia el bloque comunista para disminuir tensiones con países del bloque comunista) y Helmut Schmidt (1974-1983), quien tuvo un importante rol en fortalecer al parlamento de la Unión Europea.

Es buen momento para apreciar a una nación que ha dado a grandes cancilleres que borraron el recuerdo de Hitler en ese cargo, sobre todo, en momentos cuando la política está tan desprestigiada en el mundo.

MAY ON JUNE

Theresa May tuvo un mal mes de junio. La Primer Ministro de Reino Unido (Inglaterra, Escocia, Gales e Irlanda del Norte) decidió convocar a elecciones parlamentarias confiando en que obtendría más escaños que David Cameron quien renunció a ese cargo tras fracasar en impedir el Brexit en el referéndum del año pasado.

Cameron y May.

May fue elegida por el Partido Conservador (PC) para sustituir a Cameron pero no pudo sostener la mayoría absoluta conservadora que le legó su antecesor en la cámara de los comunes. Ahora el PC depende de una alianza con el Partido Democrático Unionista de Irlanda del Norte (DUP) para seguir gobernando.

¿Por qué May se arriesgó a apostar a una elección innecesaria?

Ella quería ostentar un mandato propio y no heredado, para negociar el retiro de Reino Unido de la Unión Europea (UE). May confió en algo tan efímero como la popularidad ya que las encuestas le daban una votación abrumadora al PC, pero las tendencias cambiaron y ahora debilitó a su partido oxigenando a su rival laborista, Jeremy Corbyn, a quien buena parte de los miembros del PC querían expectorar por su excesivo populismo.

May ganó perdiendo y muchos plantean que esta es una buena oportunidad para replantearse el Brexit. Su probable aliado de gobierno, el DUP, es un partido protestante, muy conservador, que apoyó el Brexit, aunque se niega a mayores cambios fronterizos con la sureña vecina República de Irlanda, miembro de la UE. ¿Podrá éste factor irlandés, junto a los conservadores pro-UE y la gente joven que se abstuvo en el referéndum del Brexit para luego lamentarlo, convencer a ella y al DUP de convocar a una nueva votación para saber que quieren los británicos sobre su relación con la UE?

Arlene Foster, lideresa del DUP junto a Theresa May.

May tiene pocos días para contestar a esta interrogante.

¿EL CAMELLO NEGRO?

En su visita a Arabia Saudí Donald Trump se dirigió a más de 50 líderes de países con regímenes sunitas (la rama del Islam compartida por casi el 90% de los musulmanes del mundo), promoviendo que sus gobiernos luchen contra grupos islamistas radicales en su países y forjando una alianza contra el régimen fundamentalista chiíta de Irán (la nación con mayor población de esta segunda mayoría corriente del Islam), y sus aliados, Hezbollah – el movimiento político y guerrillero chiíta del Líbano – y la dictadura laica de Siria dominada por Bashar al Assad.

<ium” />

Este vínculo Irán-Siria no se da por razones religiosas pues al-Assad y la mayoría de los funcionarios de su régimen son de otra minoría del Islam (ni sunita ni chiíta) llamada alauita que representa solo al 12 o 13% de la población de Siria en donde predominan los sunitas.

Irán y Siria comparten intereses comunes en la lucha por la hegemonía del Medio Oriente vs las monarquías sunitas teocráticas del Golfo Pérsico (Arabia Saudí, Qatar. Emiratos Árabes Unidos, etc.), y junto a Hezbollah comparten una postura común hostil contra Israel.

Trump, a diferencia de Obama, se decanta por a un bando del Islam sobre el otro, sin importarle que en esa alianza se encuentran regímenes con visiones fundamentalistas islámicas muy retrogradas como el wahabismo (o salafismo) fundada en la propia Arabia en el siglo 18 y sus vecinas monarquías del Golfo Pérsico. Esta coalición también la integran férreas dictaduras como la egipcia, la turca, la mauritana,etc; y autocracias electorales con gran población extremista como las de Pakistán, Afganistán, etc.

Se marchó Trump de Arabia Saudí y esa alianza se descalabró al poco tiempo cuando Bahréin, Emiratos Árabes Unidos, Egipto, Yemen, Libia, las Maldivas (una nación insular en el océano Índico, encabezadas por los saudíes y rompieron relaciones con Qatar acusando a ese país de “apoyar al terrorismo”.

¿Por qué, repentinamente, se convierte Qatar en “el camello negro” de la familia sunita? Acusan éstos países a Qatar de albergar a otro grupo islamista fundado en Egipto en 1928, La Hermandad Musulmana aunque ésta no parezca una excusa creíble pues este grupo no representa un peligro para las monarquías del Golfo Pérsico desde que fue derrocado del poder en Egipto por la actual dictadura del general Al-Sisi.

¿Será la verdadera razón de esta crisis la molestia de la dinastía saudí de las políticas independientes qatarí que la desafían como la potencia sunita en la zona? ¿Si es cierto que Qatar sigue financiando al movimiento islamista palestino Hamas, y el resto de las naciones árabes del Medio Oriente se distanciaron de este grupo creado a imagen y semejanza de la Hermandad Musulmana, como se explica que la pequeña Qatar sea uno de los países del Medio Oriente con mejores relaciones comerciales (si bien no diplomáticas) con Israel?

¿Será, en este contexto, que los árabes sunitas no aceptan la ambivalencia de Qatar en sus relaciones con Irán porque mientras participan en la coalición de países del Golfo contra grupos pro-iraníes en Yemen, Iraq y Siria al mismo tiempo desarrollan grandes negocios petroleros con la gran potencia persa?

¿Estará la administración Trump involucrada en esta situación?

Es prematuro llegar a conclusiones pero es razonable especular que la excusa del apoyo al terrorismo por parte de Qatar no sea la causal o no la única razón de esta crisis.