Feeds:
Entradas
Comentarios

En 1974 los periodistas del Washington Post, Bob Woodward y Carl Bernstein, publicaron en el libro “Todos los hombres del presidente” en el cual se narra con detalle su investigación que condujo al descubrimiento del caso Watergate, en el cual, el presidente Richard Nixon dio luz verde a un grupo de personaje para entrar a buscar documentos de la campaña electoral de 1972 en una de las sedes del partido demócrata en el Hotel Watergate, en Washington. (Luego se hizo una versión cinematográfica de esa historia en 1976).

Dustin Hoffman, quien interpretó al periodista Carl Bernstein en el film Todos los Hombres del Presidente, y Bob Woodward junto a quien lo interpretó, Robert Redford.

El caso Watergate, como se le bautizó al escándalo de Nixon, por encubrimiento y perjurio durante la investigación, y que le hizo renunciar antes de un impeachment, está ahora acosando a algunos hombres del presidente Trump involucrados, por ahora, en el escándalo de posibles vínculos con el régimen de Putin en el espionaje cibernético a favor de la campaña del magnate. (El Russiagate).

¿Le espera a Trump el mismo destino de Nixon?

El eslabón más delicado para Trump es el general Michael Flynn quien a un mes  de asumir el cargo de asesor de seguridad nacional del gobierno renunció al descubrirse que durante la campaña electoral sostuvo reuniones con el embajador ruso Sergei Kislyak. La ministra de justicia provisional de Trump (attorney general, como se denomina a ese puesto en Estados Unidos), Sally Yates, declaró ante el senado que Obama, ante ella, le advirtió a Trump que Flynn podía ser chantajeado por Rusia, y aun así, el flamante presidente hizo caso omiso a esa información hasta que se filtró a los medios.

Luego se supo que el nuevo Secretario de Justicia, Jeff Sessions, también se reunió con Kislyak, y en lugar de renunciar, anunció que se inhibiría de las investigaciones relacionadas con la supuesta interferencia rusa en la campaña 2016. (¡Sessions es quien recomendó a Trump, supuestamente, despedir al director del FBI James Comey!).
También el yerno de Trump, Jared Kushner, se reunió con el embajador de Rusia. Todos dicen que querían establecer contactos de comunicación con Putin en caso de ganar, pero según algunos medios se negociaba la suspensión de sanciones a Rusia por la invasión a Crimea.

Para agravar las sospechas, el diario The Washington Post reportó sobre un memorándum de Comey que revela que el presidente le pidió abandonar la investigación de Michael Flynn. Según Trump, Comey, a quien ratificó en el cargo en enero, no era el apropiado para liderar el FBI.

He aquí la gran pregunta: ¿es el embajador Kislyak un hombre del presidente? (De Putin ya sabemos que sí, pero, ¿del otro?).

QUI SAIT?, HOLLANDE

Deja el poder François Hollande, el hombre que presidió un difícil quinquenio cuando Francia sufrió el peor periodo de terrorismo de su historia; graves problemas económicos y el auge del euroescepticismo. Sin embargo Hollande logró equilibrar la vibrante democracia francesa manteniendo un necesario estado emergencia.

Hollande se marcha percibido como un presidente débil, y ¿por qué?, si no desistió nada que comprometiera la seguridad de Francia, y no se amilanó para asistir a naciones que requirieron su ayuda militar para enfrentarse a grupos islamistas radicales en Malí, República Centro Africana, Libia y por supuesto, Iraq y Siria.

Holland recibido con aprecio en una visita a Mali.

También Hollande actuó en tándem con Obama para confrontar a Putin tras la invasión rusa a Crimea y sus violaciones de Derechos Humanos. Se marcha también, considerado como un presidente sin mayor trascendencia, y ¿por qué?, si Hollande gobernó con un proyecto claro y pragmático para una Francia que permaneciera en la Comunidad Europea, con políticas “ambidiestras” como dura ley laboral muy repudiada pero que ha estabilizado el empleo en su país, y a la vez, sin excesiva austeridad fiscal.

También legalizó el matrimonio homosexual y dio trampolín a todas las tendencias dentro del Partido Socialista: a Vals, su “derechista” primer ministro, a Macron, su “centrista” ministro de economía y Hamon, su “izquierdista” secretario de educación y candidato de los socialistas.

Holland, Valls y Macron cuando trabajaban juntos en el gabinete.

¿Por qué, entonces, Hollande deja el poder como el presidente más impopular de Francia en décadas? Tal vez porque trastornos históricos como el Brexit; el terrorismo religioso con tecnología de punta; la aparición estrella fugaces de la política (Sarkozy antes, Macron ahora, etc.) y otras de la anti-política (Trump, Le Pen, etc.), desvalorizan a los gobernantes serios y discretos.

Todas las dictaduras son crueles por naturaleza pero algunas muestran niveles de maldad mayores que otras.

La Unión Soviética fue siempre represiva y brutal pero especialmente en la época de Stalin la población fue testigo de su peor momento cuando el feroz tirano (a quien Neruda le dedicó una Oda, algo difícil de comprender), ordenó a su ejército a sitiar a Ucrania en 1932 para provocar una hambruna a sus latifundistas y campesinos en lo que se calcula que provocó la muerte de unos 4 a 10 millones de víctimas. (A este genocidio se le conoce como “Holodomor”, en ucraniano).

La maldad y crueldad de la Alemania Nazi, de la China de Mao Tse Tung o de la Camboya de Pol Pot están bien documentadas, y si bien las masacras perpetradas por estos tres tiranos son numéricamente espantosas, en esencia no difieren de las causadas por dictadores de otras partes del mundo como al Assad padre e hijo en Siria (1970 hasta hoy); Idi Amin Dada en Uganda (1971-79); Mohamed Siad Barre en Somalia (1969- 91); Pinochet en Chile (1974-90), los hermanos Castro en Cuba (1959 hasta hoy), y tantos otros. Sin embargo, más allá de los delirios, demagogia e insensibilidad de la mayoría de estos déspotas no es común encontrar que en sus discursos se burlaran de aquellos a quienes agredieron.

La crueldad del régimen de Chávez-Maduro es sui generis en lo que respecta a su manera de dirigirse a ciudadanos comunes que sufren sus vejámenes.

No solo Chávez y Maduro han utilizado adjetivos groseros y humillantes contra sus oponentes (a nivel colectivo e individual), pero también se han burlado de ciudadanos comunes que han protestado contra ellos, como por ejemplo, el del hombre que una reciente protesta se desnudó para mostrar al mundo la cantidad de perdigones con las que había sido herido por los salvajes servicios policiales del régimen.

Maduro se mofó de este ciudadano, entre risas de sus acólitos: ““Menos mal que no se le cayó un jabón porque hubiese sido detestable esa foto. Horrorosa. ‘Recoge el jabón mijo, pa’ la foto’ (…) horrible hubiera sido”.

Estos ejemplos abundan, y como recientemente escribió escritor Alberto Barrera Tyszka en su artículo “La caligrafía de los tomates” (16-04-17):”… Nunca antes, en Venezuela, un gobierno se burló tan cruelmente de las necesidades del pueblo. Han ignorado las preocupaciones y problemas de las mayorías. Peor aun: se han reído del dolor de la gente. Han hecho chistes públicamente, negando la realidad, minimizando las tragedias cotidianas de millones de venezolanos…”

EL ARTÍCULO COMPLETO ESTÁ AQUÍ:

http://prodavinci.com/blogs/la-caligrafia-de-los-tomates-por-alberto-barrera-tyszka/

La dictadura Castro-Chavista no solo se caracteriza por la represión, el hambre, la escasez y la muerte, pero también como aderezo, por una la maldad manifiesta en la burla y en el cinismo.

ANTE TANTO CINISMO Y BURLA EL GENIAL CARICATURISTA EDO APROVECHÓ EL ANIVERSARIO 80 DE LA MASACRE DE GERNIKA, EJECUTADA POR EL FASCISMO NAZI-FRANQUISTA, PARA HACER UN HOMENAJE A LOS DEMÓCRATAS VENEZOLANOS QUE LUCHAN EN LAS CALLES PARA ACABAR CON “EL HORROR VENEZOLANO”, BASANDO SU RÉPLICA PICTÓRICA EN EL FAMOSO “GUERNICA” DE PICASSO. VER:
http://www.el-nacional.com/noticias/arte/edo-quiero-transmitir-esperanza-para-aguantar_180212

La Venezuela del Horror, de Edo, colgado en paredes de Caracas.

COMENZÓ CON GERNIKA…

El 26 de abril se conmemoró el 80 aniversario del bombardeo del pueblo de Gernika, el primero ejecutado, estrictamente, contra población civil, con el objetivo de que todos los resistentes contra las fuerzas franquistas durante la Guerra Civil Española (1936-39) entendieran lo que les ocurriría en caso de no rendirse.

De no ser por Pablo Picasso quien inmortalizó ésta masacre en su famoso cuadro “Guernica” probablemente pocos historiadores hubiesen tenido éxito en mostrar que la tragedia de esta poblado vasco debería ser tomada como el punto de partida de para que grandes potencias experimenten sus arsenales de guerra en conflictos internos de otros países, tal como lo hizo la Alemania Nazi (cuya aviación ejecutó el bombardeo de Gernika) y la Unión Soviética de Stalin, que envió armas y asesores a bandos republicanos de extrema izquierda. España, fue así, el laboratorio en el cual se experimentó con armas de dictadores que se preparaban para un gran conflicto (la II Guerra Mundial).

En su libro Dostoievski en Manhattan, el filósofo francés André Glucksmann hace referencia a este hecho histórico para el precedente del 11-S en Estados Unidos: “Guernica. Gran estreno. Guernica: ningún objetivo estratégico. Ningún imperativo político que justificara el ataque. Guernica: primera ciudad bombardeada por análisis psicológico”…”Inmediatamente se difundió por radio una declaración: “Arrasaremos Bilbao”…y más adelante Glucksmann se refiere a otras ciudades atacadas bajo las mismas premisas: Varsovia en la Gran Guerra; Vukovar en Croacia en 1991; Grozny, capital de la provincia rusa de Chechenia, destruida por órdenes de Putin en 1999, y podemos agregar hoy a Alepo (Putin-al Assad); Palmira por ISIS, etc.
Todo comenzó con Gernika…

AQUÍ, FILOSOFANDO…

¿Cuál es la lógica para que el dictador sirio, Bashar al Assad, lanzara bombas biológicas en bastiones de guerrillas islamistas matando a población civil cuando su régimen sanguinario recuperó poder político y territorial gracias a Rusia? Ninguna.

Tras el anuncio de La Casa Blanca, a fines de marzo, de que su prioridad principal es la lucha contra el Estado Islámico y ya no la dimisión de al Assad, ciertamente al dictador sirio no le convenía utilizar bombas biológicas contra sus enemigos.

Sin embargo Putin, quien controla al régimen sirio, para mantener los intereses geopolíticos y comerciales de Rusia en ese país podía beneficiarse de que al Assad volviese a ser persona non grata para evitar que Estados Unidos participe en el futuro en las negociaciones que Rusia auspicia para una Siria de posguerra.

Bashar al-Assad y Putin.

¿Significa esto que Putin dio la orden a al tirano sirio de usar armas biológicas? Es solo una hipótesis, pero ciertamente, posible.

Trump ordenó ejecutar un ataque limitado contra Siria, quizá, algo conmovido por las terribles imágenes de la barbarie pero no debemos descartar que le convenía tomar acciones contra un régimen aliado a Putin en momentos cuando sus asesores son investigados por posibles conexiones con el régimen ruso que, aparentemente, espió al Partido Demócrata para ayudar al magnate a ganar las elecciones

Es posible que el ataque, siendo limitado y anunciado previamente a Moscú, fuera acordado entre Trump y Putin para que el primero pudiese deslindarse del segundo y así, facilitar a mediano plazo, el acercamiento político entre ambos gobiernos. Si ese fuese el caso las fricciones diplomáticas de las dos potencias serían un show mediático.
La misma doble (i)lógica (cumplir promesas electorales y distraer la atención de problemas y escándalos domésticos) puede estar vinculada a la decisión de EEUU de lanzar una súper bomba a ISIS en Afganistán y acrecentar las tensiones con Corea del Norte.

En política hay contradicciones que lucen tan contradictorias que no lo son. (Aquí, filosofando…)

¿Qué revolución necesitaba Venezuela después la democracia bipartidista que se estableció en 1958 tras la caída del régimen dictatorial del General Marcos Pérez Jiménez?

Frase de más vigencia que nunca del padre de la democracia venezolana Rómulo Betancourt.

Ciertamente no una revolución que acabara con la separación de poderes que existió en Venezuela por cuatro décadas y por ejemplo, forzó a Carlos Andrés Pérez en su segundo mandato, a renunciar a la presidencia en 1993 por un juicio dictaminado por la Corte Suprema de Justicia que lo acusó de peculado y malversación de los fondos de la partida secreta del Estado. (Luego se supo que ese dinero fue destinado para la campaña electoral de Violeta Chamorro, en Nicaragua, en un intento de restaurar la democracia luego de una década de gobierno autocrático sandinista). Tampoco hubo una revolución que acabara con las libertades que la democracia venezolana le otorgara a los medios de comunicación social, o que atentara contra el derecho a la propiedad privada y, mucho menos una que intensificara la dependencia económica del país, casi exclusivamente, en el petróleo.

La Revolución que necesitaba Venezuela era, justamente, la que hizo votar a millones de sus ciudadanos por el outsider Chávez, en 1998, pensando que el golpista de 1992 se había moderado y que por no tener intereses económicos como la mayoría de los políticos, combatiría contra los grandes defectos de los 40 años, de lo que hoy los venezolanos califican como: “aquellos tiempos cuando éramos felices y no lo sabíamos”.

Caricatura de uno de los más geniales humoristas venezolanos: Pedro León Zapata (Q.E.P.D)

Millones de venezolanos eligieron a Chávez para profundizar la democracia y combatir así al clientelismo de los partidos políticos tradicionales; para crear una economía diversificada y ser menos dependientes de las fluctuaciones del precio del oro negro; para reducir la corrupción, distribuir mejor el presupuesto nacional, crear infraestructura, puestos de trabajo y no para crear una mentalidad parasitaria con un gobierno que regala a cambio de votos.

La revolución que necesitaba Venezuela era la de más viviendas decentes, una industria del turismo en un país agraciado por sus bellezas naturales (por algo Colón lo llamó “tierra de gracia”) y para darle prioridad a la agricultura y así gozar de soberanía alimentaria siendo el país una de las tierras más fértiles del mundo.
Chávez hizo todo lo contrario a esa revolución necesaria porque nunca dejo de ser el golpista delirante que intentó derrocar a un gobierno democráticamente electo en 1992.

Una vez en el poder, Chávez desmontó la institucionalidad del país e hipnotizado por Fidel Castro, se rodeó de izquierdistas trasnochados, oportunistas y corruptos, se preocupó de una supuesta “revolución” continental militarista, totalitaria y mesiánica (todo esto se resume en la realidad histórica del comunismo), y finalmente le entregó Venezuela al régimen cubano que hoy maneja con militares y agentes de su servicio secreto a las fuerzas armadas y a instituciones del país.

Maduro es solo un monigote que impusieron los hermanos Castro tras la inminencia de la muerte de Chávez, para manejar al país sin resistencias internas, pero dada su mediocridad y falta de carisma, no pudo controlar al sector de militares y políticos vinculados al narcotráfico y al que promueve ayuda a terroristas como los del grupo pro-iraní Hezbollah.

El régimen no se puede dar el lujo de perder el poder, pues a la cúpula chavista le espera un exilio no muy dorado en Irán, Cuba o Rusia, o cárceles de la DEA o para reos de alta peligrosidad.

La verdadera revolución es la que plantean hoy valientes miembros de la variopinta oposición como López, Capriles y María Corina Machado (María Coraje, la llaman), Raúl (no Castro, sino Baduel) o los hoy políticos y antes miembros del movimiento estudiantil: Stalin (Rivas), Guevara (no el Che, si no, Freddy), Yon Goicochea, preso político (y no el comunista norteamericano John Reed) y otros, cuyos nombres se van convirtiendo en sinónimos de un cambio profundo y democrático para Venezuela.

S Oea S…

El miércoles tenía listo este artículo y comenzaba así:

“No cumplen con la Constitución que su “comandante eterno” les legó y por eso impidieron el derecho a realizar un referendo revocatorio del presidente, de allí que no existe separación de poderes, no hay libertad de expresión ni de circulación, hay presos políticos, se discrimina a quien se manifiesta contra ellos, y desde hace tiempo, premian a miembros de su régimen cuando son acusados de vínculos con el narcotráfico como ocurrió con el general Néstor Reverol, Ministro del Interior actual y al ex ministro de la misma cartera que dio pasaportes a terroristas de Hezbollah e Irán, el actual vicepresidente de Venezuela, Tarek El Aissami.

 

nestor-reverol-empresas1

EL AISSAMI Y REVEROL

Muchos se preguntan, cómo se llegó a esta situación y la respuesta es la misma que se hizo la humanidad luego que Adolf Hitler causó la II Guerra Mundial o dio luz verde al peor genocidio de la historia: El Holocausto, cuando se le pudo detener en 1933 poco después de llegar al poder o antes, cuando el partido Nazi utilizó a grupos paramilitares para acosar a sus oponentes en Alemania.

También al chavismo se consolidó ante la pasividad de los vecinos de Latinoamérica que observaron, indiferentes, como su ideología, metodología y esencia se tornaba más violenta y cruel.

 

1118weil

Vuelve a reaccionar Luis Almagro. El año pasado fracasó en el intentó de activar la Carta Interamericana Democrática (un mecanismo creado por la OEA en Lima, año  2001 para evitar golpes contra presidentes en ejercicio y golpes desde el poder”). Esta vez tampoco es seguro que lo logrará, pero ha puesto en el tapete internacional, antes de la reciente crisis, la naturaleza dictatorial del régimen castro-chavista.

Almagro ya hizo su parte. ¿Volverán los presidentes latinoamericanos a demostrar  la crueldad de los cobardes que no actúan ante el sufrimiento de los venezolanos?

PROGRAMA “A BOCAJARRO” DEL 30-3-17 EN EL CUAL QUIEN ESTO ESCRIBE PARTICIPÓ: