Feeds:
Entradas
Comentarios

Archive for 29 enero 2011

TÚNEZ Y LA BUSQUEDA DE UN CAMINO

“Hallare un camino o me lo abriré”
Aníbal de Cartago

Una revuelta en Túnez- en donde se hallaba parte de la antigua Cartago –  puso fin a 23 años del régimen del dictador Ben Alí. Los manifestantes no solo se conformaron con la salida del tirano, sino que aun protestan para que el gobierno de transición no tenga ni a un solo miembro del gabinete que los agraviaron como ciudadanos durante dos décadas.

La revuelta encabezada por estudiantes y la sociedad civil laica tunecina parece estar creando un efecto dominó en el resto de los países del “Magreb” (la zona árabe del norte de África),e incluso, en otros que se consideran geográficamente del “Medio Oriente”, como Siria, Jordania, y Egipto, en donde recientemente las protestas están en plena ebullición.

Un aspecto importante de la revuelta tunecina es la del liderazgo de jóvenes laicos sobre el de grupos radicales islamistas, lo cual es un prometedor precedente en una región en donde pululan y proliferan grupos radicales pro-iraníes y sobre todo, filiales de Al Qaeda. Por esta razón,  los autócratas las naciones más grandes y ricas del Magreb y su vecinos – Mubarak en Egipto, el Rey Mohamed VI de Marruecos, Khadafi de Libia, etc. – quizá deban reconsiderar su idea de que sean sus herederos – hijos o familiares – quienes asuman el poder cuando ya no puedan gobernar, sea por incapacidad física o lo único que ningún tirano, ni el más cruel, puede controlar: el fin del ciclo de la vida.

Todos estos gobiernos comparten problemas similares de enorme corrupción; estados policíacos, y desgaste del carisma de sus líderes, pero por otra parte, también sus sociedades temen el crecimiento de grupos islamistas radicales y por eso toleran el apoyo incondicional – e hipócrita en cuanto a ignorar  la exigencia de apertura democrática – de Europa y otras potencias mundiales.

La población árabe laica y occidente comparten el temor de que elecciones libres conduzcan al poder a partidos islamistas violentos como ocurrió en Gaza cuando  Hamas obtuvo la mayoría parlamentaria en 2006; o la victoria de las elecciones presidenciales en Argelia del Frente Islámico de Salvación en 2001, que causó un golpe militar seguida por una larga guerra civil hasta que Buteflika (presidente desde 1999), logró una relativa pacificación. Por eso, la mayoría de los gobiernos del mundo prefieren un mundo árabe y musulmán sin elecciones pluralistas y transparentes. A diferencia de Turquía e Indonesia (naciones musulmanas, mas no árabes), en donde partidos con valores conservadores islámicos logran respetar el juego democrático y de las libertades individuales, en el Medio Oriente y en el Magreb, esto sigue siendo una utopía.

El precedente tunecino podría ser una buena oportunidad para exigir a los 22 países de la Liga Árabe – cuyo discurso unificador de culpar a Israel  de todos los males que los aquejan, ya está  desgastado – otorguen,  gradualmente, espacios de libertad de expresión y de culto (caso de cristianos perseguidos, etc.), de participación de la mujer en la vida civil y política, y por lo tanto, una esperanza contra las tentaciones del fanatismo religioso.

Read Full Post »

2011: ODISEA PARA EUROPA

Stanley Kubrick trató la evolución del ser humano, desde sus orígenes más primigenios hasta los tiempos cibernéticos en su obra de arte “2001 Odisea del Espacio”. En una de las escenas más emblemática del film, cuerpos celestes del espacio danzan alternadamente con los objetos que flotan en el interior de una nave espacial al compás del gran vals compuesto por Johann Strauss (hijo), “El Danubio Azul”. Sin embargo, de la sensación de la armonía pasamos a escenas que involucran a dos astronautas dependientes de una computadora programada para evitar sobresaltos durante la misión espacial, y ¡vaya sorpresa!, el ordenador comienza a  equivocarse en sus cálculos y cae presa de una descompensación emocional que la confronta con sus creadores.

Valga el recuerdo de estas escenas basadas en el libro 2001, de Arthur C. Clarke, como metáfora de lo que parece estar ocurriendo a esa maquinaria institucional y comercial, creada, con esmero, previsión y cautela, por los países más prósperos de Europa, que –  a partir del colapso del comunismo y la apertura de la “cortina de hierro” – se apresuraron a evolucionar de una manera algo descontrolada. La Unión Europea muestra serias grietas de descomposición como bloque político y económico, de manera directamente desproporcional a como sus instituciones burocráticas llegan a consensos para sus miembros.

En el primer trimestre de 2010 se tomó la decisión de “rescatar” a Grecia de la bancarrota, a cambio de medidas draconianas – sobre todo para sus habitantes más golpeados por una crisis que el Banco Central Europeo no quiso confrontar por largo tiempo – y el último trimestre cierra con una paquete de ayuda parecido a Irlanda, con posibilidades de que Portugal y España sean los próximos países en graves problemas.  Esto ha desatado un debate sobre la inmigración que, en Francia se ha concretado con expulsión de gitanos; en países como Suecia y Dinamarca ha fortalecido a partidos ultranacionalistas; en Alemania se ha llegado a “decretar” el fracaso del multiculturalismo; y hay un incremento preocupante en tendencias separatistas como lo demuestra el caso de Bélgica – con la victoria en marzo de un partido independentista en la prospera Flandes, que amenaza con separarse de la sureña y más pobre, Valonia –  y en otros lugares como los Balcanes, en donde vuelve a respirarse el hedor del odio étnico con la proliferación de grupos islamistas radicales en Bosnia y de pandillas fascistas en Serbia.

Es tradicional que Viena reciba el año nuevo con la ejecución de “El Danubio Azul”, que casi se tiñe de rojo, este año, por la acumulación de desechos tóxicos contaminantes de una industria en Hungría. ¿Será esta la premonición de una odisea para la Europa 2011?

Read Full Post »

Read Full Post »

CAP Y LA DEMOCRACIA EN RECESIÓN

El mundo experimenta dos tipos de recesiones tal como lo señala el editorial del diario The Wall Street Journal del 13-12-10: una económica y otra del sistema democrático.

La libertad causó entusiasmo  en varios lugares de Asia durante la década que pasó, en donde ocurrieron con una serie de “revoluciones” llamadas con nombres de colores: “La Naranja” de Ucrania; “La Rosada” de Georgia, “La Azafrán” de los monjes budistas de Birmania, etc., y sin embargo, Rusia se encargó de aclarar a las repúblicas ex soviéticas cuáles son los límites de su autonomía en su área hegemónica, y en países gobernados por  Juntas Militares y caudillos autócratas, como Myanmar, la oposición ha  ido sintiendo el cada vez es más estrecho espacio de maniobra para la disidencia.

En América Latina están casos como el de las fraudulentas elecciones de Haití y el golpe desde el poder en Venezuela, sin que la OEA ni gobiernos del continente se inmuten, dejando atrás dos épocas doradas en la lucha por las libertades del continente: una liderada por el primer presidente de la democracia venezolana, Rómulo Betancourt, que logró junto a Kennedy, hacer un bloque contra dictaduras de derecha como la de Trujillo en Republica Dominicana, y la de Fidel Castro, en Cuba; y la otra la de Jimmy Carter, quien tuvo como aliado a un discípulo Betancourt quien también llegó a la presidencia de sus país en dos ocasiones: Carlos Andrés Pérez (o CAP, como lo llamaban)

El reciente fallecimiento de CAP  ha provocado recuerdos, polémicas, pero sobre todo,  revelaciones muy interesantes que nos presenta el lado luminoso del gran demócrata que fue, frente a esa imagen que sus enemigos quisieron que prevalezca: la de ser recordado solo por los escándalos de corrupción que estremecieron sus mandatos. De hecho, CAP no pudo culminar su segunda presidencia al tener que renunciar – luego de sobrevivir dos golpes de estado, uno liderado por Hugo Chávez – en 1991, para afrontar un juicio por usar fondos secretos para la campaña de Violeta Chamorro en Nicaragua.

Sobre este caso, el ex presidente sandinista Sergio Ramírez revelo en un reciente artículo que CAP ayudó, política y materialmente,  a los sandinistas a derrocar a Somoza, durante su primer gobierno, y su desilusión por una dictadura que suplantó a otra, lo condujo a apoyar a la candidata Chamarro cuando se forzó a los sandinistas a convocar a elecciones: “Cuando lo juzgaron y derrocaron bajo múltiples acusaciones de malversación de dineros públicos y prevaricato, entre esas acusaciones faltó que de los fondos secretos que como presidente manejaba, nos entregó, por más de un año, hasta el fin de su mandato, 100.000 dólares mensuales para la causa de la revolución – cuenta Ramírez – “ Lo digo ahora que ya está muerto, porque ya no pueden sumar ese delito libertario suyo a la causa todavía abierta contra él en Venezuela para pedir su extradición, en la que insistió el gobierno de Chávez hasta el último momento”. (http://www.reportero24.com/2010/12/sergio-ramirez-carlos-andres/)

Luego de su primer gobierno CAP fue acusado de usar el avión presidencial venezolano para traer a Madrid, de un congreso de La Internacional Socialista a su amigo Felipe González, quien en ese momento era miembros del Partido Socialista Obrero Español, aunque el Rey aun no había legalizado a los partidos políticos. Cuenta el ex presidente español: “El Rey fue a recibirlo, con los rituales de rigor. Convinimos que yo debería descender del avión oficial por otra puerta, con la discreción debida para no interferir en la ceremonia oficial. Una de las magníficas tiras de Peridis ilustra el momento en que el presidente de Venezuela saluda al Rey y le dice “traigo contrabando en el avión”. Yo era ese contrabando. Naturalmente desaparecí de ese escenario sin que nadie se percatara, salvo por sus palabras y la risa del Rey”. (http://interprensanoticias.blogspot.com/2010/12/felipe-gonzalez-recuerda-cap-in.html)

En 1973 CAP envió un avión a Santiago con el embajador Diego Arria – hoy un acérrimo opositor a Chávez  – a bordo, con la misión de regresar a Caracas con la mayoría de los dirigentes políticos del gobierno de Allende. Se logró la liberación de unos cuantos, entre ellos, el ex ministro de Defensa Orlando Letelier (asesinado tres años después en Washington D.C), y Aniceto Rodríguez, quien viviendo en Venezuela cuando Chile recuperó la democracia, fue nombrado embajador chileno en Caracas por el presidente Patricio Aylwin. En el artículo “El Legado de Carlos Andrés Pérez”, el escritor y político argentino Rodolfo Terragno lo resume lo anterior con justicia: “Cuando Pinochet, Videla y otros asolaban el Cono Sur, el extinto presidente de Venezuela dio asilo a miles de víctimas y trabó alianzas internacionales contra la dictadura Eran chilenos que, si no hubiesen huido, se habrían consumido en las hogueras de Augusto Pinochet. Eran uruguayos que estaban vivos porque Gregorio Álvarez no había tenido oportunidad de prenderlos. Éramos argentinos perseguidos por los Videla, los Massera y los Agosti de aquella Argentina aciaga. Carlos Andrés Pérez (presidente de Venezuela entre 1974 y 1979) nos salvaguardó a todos” (http://www.codigovenezuela.com/2010/12/noticias/pais/el-legado-de-carlos-andres-perez/)

La figura de CAP, como demócrata a toda prueba debe ser reivindicada más allá de sus muchos defectos, incluyendo sus posibles delitos de corrupción, sobre todo hoy, cuando no solo la podredumbre  política y económica es mucho peor de aquello de lo que se le acusó, sino también, cuando la esencia de la democracia- la libertad – es pisoteada con total cinismo.  El magistral artículo del politólogo, Moisés Naím, “CAP: un hombre defectuoso”, es muy esclarecedor al respecto:

“¿Se imagina usted a alguno de quienes lo defenestraron políticamente ­el teniente coronel, los tristemente célebres notables, los dueños de los medios de comunicación, sus columnistas, los grupos económicos o los demás líderes políticos del momento­ tomando voluntariamente medidas que reducen su poder? Carlos Andrés Pérez podía nombrar a dedo a gobernadores y alcaldes; en cambio, promovió las reformas que permiten a los ciudadanos elegirlos directamente. Obviamente eso redujo su poder. Él lo sabía y, sin embargo, lo hizo…”; “…Los demócratas de Latinoamérica, del Caribe y hasta España y Portugal han dado fe de que la eficaz intervención de Carlos Andrés Pérez fue determinante en los momentos más críticos de sus luchas. Mientras la Venezuela de hoy exporta apoyos a sanguinarias tiranías, como las de Irán, Cuba o Bielorrusia, la de Carlos Andrés Pérez exportaba libertad y democracia”

Recomiendo leer  el artículo  en su totalidad en http://www.reportero24.com/2010/12/moises-naim-cap-un-hombre-defectuoso/

Read Full Post »