Feeds:
Entradas
Comentarios

Archive for 29 septiembre 2011

ABBAS: ENTRE LA ASTUCIA Y EL RIESGO

Astuta, aunque peligrosa, la jugada diplomática del presidente de la Autoridad Palestina (AP), Mahmoud Abbas, al exigir que el Consejo de Seguridad de la ONU (CSO) reconozca a Cisjordania y Gaza cómo su estado.

Astuta porque:

– Si Abbas hubiese pedido a la Asamblea de la ONU reconocer al Estado Palestino hubiese logrado su objetivo con facilidad, pero al hacerlo al CSO – único organismo que puede decidir y ejecutar resoluciones, y no solo ser foro para actos simbólicos – podría crear a futuro que Israel sufra sanciones concretas.

– Abbas sabía que si Estados Unidos no conseguía los la mayoría de los votos para rechazar la resolución Obama se vería obligado a vetarla y perdería credibilidad como mediador del conflicto.

– Abbas aprovecha la baja popularidad de Obama por la crisis económica, y los desatinos de la altanera y torpe política exterior del gobierno de Netanyahu y pone en el tapete internacional la causa palestina que quedó al margen durante los meses de la “Primavera Árabe”.

Peligrosa porque:

– Si bien la AP gobierna desde hace 3 años con cierta eficiencia en Cisjordania, Abbas no controla la Franja de Gaza en manos del grupo islamista Hamas, e incluir desde ya a ese territorio en el estado palestino podría hacer que su violento régimen excuse sus continuos ataques con cohetes al sur de Israel, y desate una escalada de violencia.

– La soberanía palestina no se resuelve con simbolismos y si la jugada de Abbas no se continúa con  negociaciones directas con Israel, las consecuencias pueden ser explosivas en una región en la cual los islamistas de Hezbolah se han armado hasta los dientes en El Líbano, cuando el régimen de Siria está en una merecida crisis, y cuando los terroristas de Hamas introducen con facilidad armamentos provenientes de Irán y de Al Qaeda por la frontera con Egipto, ahora con un gobierno débil.

– Muchos pierden la perspectiva centrándose solo en este complejo conflicto, cuando los mismos árabes y musulmanes apenas resuelven los propios: el dictador sirio sigue asesinando a centenares de sus ciudadanos, que en Yemen y África sahariana Al Qaeda se fortalece, Irán sigue amenazando a Israel con “borrarla del mapa”, Turquía amenaza a su populosa minoría kurda y a la de la vecina Iraq, etc.

Anuncios

Read Full Post »

ISRAEL ANTE EL ESTADO Y PARTO DE PALESTINA

El 29 de noviembre de 1947 la ONU aprobó una resolución para dividir una parte de le ex provincia de Palestina (nombre que le puso el emperador romano Adriano, en el siglo II), en un estado judío y uno árabe, con excepción de Jerusalén y sus alrededores que estaría bajo supervisión internacional. Desde entonces, ese territorio fue dominado por varios imperios cristianos y musulmanes – siendo el último el turco otomano- y por último, por el británico. De acuerdo a esa disposición el área que incluye a Jerusalén y Belén estaría bajo control internacional.

La Palestina original incluía también al actual reino de Jordania, pero fue divida por Gran Bretaña en 1922 para cedérsela a la dinastía hachemita de la cual proviene el actual Rey Abdala, por lo cual, la disputa entre judíos y árabes a partir de esa fecha, se da en el minúsculo territorio  entre el Mediterráneo y el Río Jordán.

Palestina ya divida de Jordania y partición de la ONU

La mayoría de la población judía aceptó la resolución de la ONU, si bien con reservas y tristeza puesto que no incluía a lugares bíblicos ansiados por el pueblo judío, especialmente Jerusalén, y no había continuidad territorial para el futuro estado, y sin embargo, el liderazgo del movimiento nacional judío – el sionismo – con pragmatismo, exhortó a los países de la ONU a aprobarla mientras que los líderes de naciones árabes la rechazaron por razones demográficas (eran mayoría), y algunos, con argumentos nacionalistas y religiosos (los judíos no debían tener soberanía en un Medio Oriente plenamente árabe).

Los israelíes consideran que los árabes perdieron, en ese entonces, la primera de muchas oportunidades para tener un estado propio. Se endilga al ex canciller israelí Abba Ebban, la frase: “Los árabes no pierden una oportunidad para perder una oportunidad”. En esta oportunidad, ese principio se puede aplicar al gobierno de Netanyahu, que no ha hecho nada, desde que llegó al poder, para aprovechar la presencia de líderes moderados en Cisjordania como Abbas y Fayyad – presidente y premier de la Autoridad Palestina, respectivamente – para negociar un acuerdo que encamine hacia la paz a los moderados contra los fanáticos de ambos lados, en especial, a los islamistas de Hamas en la Franja de Gaza.

Abbas - Netanyahu

Hace unos días, el columnista de Haaretz, Yoel Marcus, advirtió, ante la reciente emergencia de un movimiento de indignados que exige al gobierno israelí cambios sociales importantes, y ante la inestabilidad que generan las guerras civiles y protestas en países árabes vecinos, que “lenta, pero de manera segura, hay una creciente sensación de terror que retorna, acompañada por exigencias alrededor del mundo de que no hemos aprovechado el tiempo para lograr un acuerdo con los palestinos. Una combinación de terror y presión diplomática internacional es el último escenario de horror que necesitamos para nuestros actuales problemas”.

El Profeta Joel por el pintor del siglo 19, Tissot

 
 
Hay en la Biblia un profeta llamado Yoel, que sin escribir en diarios, analizaba la situación – nada promisoria – de lo que ocurría en su época en la actual tierra de Israel y Palestina.
 
Los habitantes del mismo lugar, hoy, esperan ansiosos que los predicciones de varios analistas sobre lo que ocurrirá luego de la proclamación del Estado Palestino, al menos pruebe un mínimo de sabiduría y pragmatismo a los tercos dirigentes que condujeron a esta situación.

Read Full Post »

¿LA TORRE INCLINADA DE AL QAEDA?

Entre septiembre de 2001 y el de 2011 Al Qaeda y sus filiales se han debilitado, cuestión que no implica que siga siendo altamente peligroso y un movimiento de gran acogida entre muchos musulmanes Sin embargo, su debilidad comparado a una década atrás, es evidente gracias en el logro de agencias de inteligencia en abortar algunos intentos de mega-atentados en países occidentales; el éxito de la OTAN en aislar a la cúpula de ese grupo islamista sunita en Afganistán y Pakistán (como la presencia de un Bin Laden incomunicado de sus seguidores lo demostró), y la pérdida de apoyo que esta transnacional del terrorismo padece entre musulmanes en todo el mundo que reprochan que la mayoría de sus víctimas son sus propios  correligionarios – en Indonesia, Marruecos, Turquía, e incluso en Londres, etc. – cuando ellos alegan enarbolar una “guerra santa” contra supuestos “infieles”.

  

 ¿Qué dicen algunos especialistas, que no lucen tan ideólogos, sobre el islamismo (radicalismo islámico), en los últimos tiempos?

Oliver Roy, académico francés, piensa que las recientes rebeliones en el mundo árabe, especialmente las de Tunez y Egipto, demuestran que el islamismo como ideología no ha jugado ningún rol para derrocar a dictadores, y en un artículo en El País, expresa, a propo de las protestas de Tunez: “En las sucesivas manifestaciones en las calles, no se invocó un Estado islamista, ni los manifestantes se pusieron sudarios blancos frente a las bayonetas, como en Teherán en 1978. Ninguna referencia a la sharía ni a la ley islámica. Y, lo más sorprendente, ningún “¡abajo el imperialismo de Estados Unidos!”. El odiado régimen era percibido como indígena, como el resultado del miedo y de la pasividad, y no como la marioneta del neocolonialismo francés o norteamericano, a pesar del refrendo que había obtenido por parte de la élite política francesa. (www.elpais.com/articulo/internacional/han/ido/parar/islamistas/elpepiint/20110205elpepiint_7/Tes)

Por su parte, Gilles Kepel, otro especialista en Medio Oriente e Islam, concuerda con Roy en que el islamismo, en general, y el de Al Qaeda en particular, está de retirada en el mundo árabe, si bien sigue siendo extremadamente fuerte en Afganistán, Pakistán y la zona del Sahel (Sahara) que atraviesa a África de Oeste a Este en donde las guerrillas radicales son especialmente poderosas en Nigeria, Chad, Sudán, Eritrea, y sobre todo en la anárquica Somalia. (http://elcomentario.tv/reggio/el-cierre-de-una-decada-oscura-de-gilles-kepel-en-el-pais/04/05/2011/).

 

Fuente: http://1389blog.com/category/islam/jihad/al-qaeda/

En el artículo “La década de Bin Laden”, Thomas Friedman, ex corresponsal de The New York Times en El Líbano e Israel, también vincula  las rebeliones árabes con varios factores que incluyen la luz verde que Estados Unidos y Europa dieron a dictadores árabes laicos y no monárquicos para nombrar a familiares como sus sucesores (Mubarak, Gadafi, Saleh en Yemen) y así mantener la alianza de contención contra grupos islamistas en sus países. Este apoyo, que hizo sentir a estos autócratas con derecho a “oprimir libremente” (¡gran oxímoron!),  junto a la revolución mediática del Twitter, el Facebook, la estación de TV Al Jazeera, etc., tienen gran relación con que la tendencia popular sea la de buscar alternativas democráticas – y no, dinásticas – ni de autócratas ni las promovidas por islamistas. (www.nytimes.com/2011/06/01/opinion/01friedman.html)

 ¿Entonces, está Al Qaeda en declive como una torre inclinada sin el fundamento de la de Pisa?

Pareciera que sí por los recientes tendencias entre los árabes, pero mientras sea fuerte en Afganistán y Pakistán – junto a los Talibanes – y sus filiales del norte de África, el Magreb, sean solidad, no podemos cantar victoria.

Read Full Post »

LA DERROTA DE LOS VICTORIOSOS

En días recientes se han publicado algunos artículos sobre el aniversario 69 del llamado “Partido de la Muerte”, en el cual un grupo de ex futbolistas del Dinamo y el Locomotiv de Kiev fueron invitados a participar en una liga, en la Ucrania ocupada por los nazis, con cuatro equipos del Eje (los aliados de Alemania) y uno de colaboracionistas locales a las fuerzas invasoras. El equipo germano, formado por militares élite de las fuerzas aéreas de la Luftwaffe y de las SS, ganó todos los partidos hasta que le tocó jugar contra el otro invicto, el FC Start – la selección de ex futbolistas ucranianos – y jamás pensaron que esos jugadores desmoralizados a quienes querían abochornar ganarían el campeonato al derrotarlos en el último partido por 5 a 1. Ante la derrota, el equipo nazi pidió revancha y no estaban dispuestos a permitir una nueva humillación ante los fanáticos citadinos en el siguiente partido que se realizó en el Zenit Stadium, hoy llamado Start Stadium en homenaje a ese improvisado equipo.

 La historia de lo que ocurrió en el partido de revancha está repleta de leyendas que hacen difícil recrear lo realmente ocurrido, y lo único que se sabe a ciencia cierta es que el equipo ucraniano – en ese entonces, parte de la Unión Soviética (URSS) – volvió a derrotar al alemán, esta vez por 5 a 3, a pesar de que se les amenazó de muerte en caso de ganar. (La película Fuga a la Victoria de John Huston  se basa en esta historia cambiando radicalmente a los protagonistas y el desenlace con una guinda hollywoodense. Ver http://futboltico.com/especiales/ft-recomienda/6932-ft-recomienda-fuga-a-la-victoria). Para detalles de lo ocurrido durante el partido ver http://www.marca.com/2011/08/09/futbol/futbol_internacional/1312870663.html.

Luego de la II Guerra Mundial la URSS creó una mitología en base a los futbolistas del FC Start con el mismo propósito con que los Nazis utilizaban el deporte con fines propagandístico y el régimen de Stalin adujo que todo el equipo había sido fusilado, luego del partido, por el ejército alemán. De esta manera un grupo de heroicos soviéticos habían arriesgado su vida por el honor de, al menos, proporcionar una derrota simbólica al enemigo. Esta versión oficial, propagada por la prensa, en un monumento a la memoria de los jugadores en el Start Stadium y en dos películas soviéticas, es citada por Eduardo Galeano en su  libro  El futbol a sol y sombra (1995), en el capítulo “La pelota como bandera”, quien asegura, por error u omisión, que los once jugadores fueron fusilados con sus camisetas puestas, en lo alto de un barranco, luego del partido.

Lo que ocurrió con los futbolistas ucranianos en la realidad fue corroborado por el periodista inglés Andy Dougan en su libro Dinamo: Defendiendo el honor de Kiev (2001) poniendo en evidencia que la mayoría de los jugadores habían sobrevivido como prisioneros de guerra en el campo de concentración de Siretz, considerados colaboracionistas por la URSS por jugar esos partido.. Luego de la guerra se les obligó a mantener silencio para que se creyera que todos habían sido ejecutados mientras que deambulaban por Kiev con hambre, frío y sin trabajo. (Detalles sobre lo que fue ese partido en http://watchthismatch.blogspot.com/2011/07/start-fc-5-3-flakelf-3-1.html)

 
Única foto que se coserva de jugadores del FC Start
 
Dougan logró entrevistar al único sobreviviente del FC Start que aún vivía luego de la caída de la URSS, Makar Goncharenko, quien le negó sentirse un héroe y contó: “ “Mis amigos no murieron porque fueran grandes jugadores, murieron como tantos otros porque dos regímenes totalitarios se enfrentaron. Estábamos condenados a ser víctimas de una masacre a gran escala como el resto de las víctimas de la guerra”.
 

 Los futbolistas Goncharenkoy  y Sviridovsky en el monumento que conmemora al “Partido de la Muerte”

Bajo cualquier dictadura, de derecha o izquierda, atreverse a ser lo que uno es, y hacerlo de la mejor manera, es un crimen que se paga si no se hace al servicio del estado, como le ocurrió a los futbolistas victoriosos del FC Start, que hasta el fin de sus días fueron enemigos para algún régimen. Por algo, el escritor húngaro Sándor Márai en su ensayo “Tierra, Tierra” afirmó que los artistas talentosos – y vale para cualquier ocupación – son un peligro para los estados totalitarios.

Read Full Post »