Feeds:
Entradas
Comentarios

Archive for 28 septiembre 2012

LAS SOMBRAS DICEN…

“Mad” es una revista fundada en 1952 que presenta una visión sarcástica de la cultura popular estadounidense. Durante años tenía una sección llamada “The shadow knows” (la sombra lo sabe), en la cual el caricaturista Sergio Aragonés presentaba a personajes con comportamientos cotidianos amables que al ser contrastados con sus sombras proyectadas hacia una pared, éstas mostraban cuán diferentes eran sus genuinos pensamientos.

Un video dejo ver “la sombra” de Mitt Romney cuando en un evento de mayo pasado, en el cual recaudaba fondos para su campaña, dijo a unos cuantos millonarios algo que jamás expresaría públicamente. El candidato republicano aseguró que el 47% de los estadounidenses votarán por Obama porque “creen que son víctimas”, y “creen que el gobierno tiene la responsabilidad de ellos”, y agregó: “mi trabajo no es preocuparme de esta gente.”

Los personajes públicos suelen esconder sus verdaderas agendas, pero al estar expuestos mucho tiempo a las cámaras, sus lapsus- esos breves momentos cuando sufren un ataque severo de sinceridad –se convierten en “las sombras” que nos delatan mucho de su auto-percepción y verdaderas intenciones. Algunos ejemplos:

Los clérigos del régimen de Irán y su presidente Ahmadinejad proclaman oficialmente que sus reactores nucleares son con fines energéticos y que ellos quieren la paz, y sin embargo, cada cierto tiempo incitan a la destrucción de Israel y son aliados de Al Assad, el dictador sirio, sin importarles que ha ordenado a masacrar a decenas de miles de musulmanes que ellos dicen defender, sobre todo, de los “cruzados” occidentales.

Netanyahu, primer ministro de Israel, se inmiscuyó flagrantemente en la campaña electoral de Estados Unidos exhortando a sus ciudadanos a que “elijan a un presidente dispuesto a ponerle límites a Irán”. (Obviamente, eso implica, que el actual residente de La Casa Blanca no es el susodicho). La mala química entre Netanyahu y Obama es conocida: en noviembre de 2011, sin saber que los micrófonos estaban encendidos, el entonces presidente francés, Sarkozy, le dijo al estadounidense que Netanyahu “es un mentiroso, no lo soporto”, y Obama respondió: “Tú no lo soportas, pero yo tengo que aguantarlo mucho más a menudo que tú”.

En una entrevista a Vladimir Putin de junio de 2001, el ruso expresó ser “un demócrata puro y absoluto” y agregó – “¿saben ustedes cuál es la mala fortuna, la tragedia? Es que yo estoy solo, simplemente no hay nadie así (de demócrata) en el mundo. Hay quienes también están seguros de ser muy tolerantes pero les brota su poco talante democrático como Cristina Kirchner quien, criticando a negligentes funcionarios de su gobierno, dijo: “Sólo hay que tenerle temor a Dios y a mí, un poquito.” Y en esta galería de megalómanos no podemos ignorar al ex premier italiano Berlusconi quien muchas veces se jactó de ser una especie de César, pero nada tan inolvidable como su declaración de febrero de 2006: “Soy el Jesucristo de la política. Soy una víctima paciente, aguanto a todo el mundo, me sacrifico por todo el mundo”.

Aquel a quién el Rey Juan Carlos de España le dijo el famoso “¿por qué no te callas? que tantos venezolanos y extranjeros sometidos a sus interminables peroratas hubiesen querido hacerlo; quien llegó al poder tras un fracasado un golpe de estado en 1992 y que con otro estaría dispuesto a perpetuarse, Hugo Chávez, ante la desesperación del aumento de popularidad de su contrincante electoral Henrique Capriles, su sombra” lo delató hace poco a cabalidad: “Hasta los ricos, yo creo que les conviene que gane Chávez” – dijo hace unos días- “Piénsenlo bien, señores. ¿A ellos les conviene una guerra civil? No le conviene a nadie. Hasta los ricachones, hasta las familias ricas que les gustan la tranquilidad, les interesa que gane Chávez y les invito que voten por Chávez…”

Shadows knows con Chávez aplicado por otro caricaturista en https://i1.wp.com/theshadow96746.tripod.com/shadows/shadowChavez3.gif

¿No es que Romney era el candidato de los ricos? Cosas Veredes, cosas veremos.

Anuncios

Read Full Post »

ALUD EN EL NOMBRE DE ALÁ

El tema es muy complejo y ningún artículo, por más largo que sea, puede analizarlo con la mínima profundidad necesaria que no conlleve a conclusiones superficiales o maniqueas. Sin embargo, lo que sí está claro es que la reacción violenta de miles de islamistas desde el pasado aniversario del 11-S ha sido provocada por clérigos radicales que esperaban esa conmemoración para crear un ambiente incendiario en el nuevo escenario de gobiernos electos democráticamente en varios países árabes.

Recientes ataques de islamistas a embajadas estadounidenses

Dentro de los diversos grupos fundamentalistas islámicos sunitas, hay uno conocido como el salafismo que propone, no solo restaurar un imperio musulmán, sino que éste sea dominado por árabes (no turcos, persas, ni de otros grupos étnicos), y que todos sus súbditos adopten su interpretación rigurosa del Corán de acuerdo a como se vivía en los tiempos de Mahoma. Conocidos como salafistas en Egipto y los países árabes del norte de África (el Magreb); Wahabitas en la Península Arábiga y países del Golfo Pérsico; Talibanes en las tribus de los pashtunes de Afganistán y Pakistán, y Al Qaeda – aquellos que pertenecen a esa transnacional terrorista con sucursales en casi todo el mundo, – todos ellos buscan cualquier excusa para exaltar el fervor religioso de los musulmanes para, a través de enemigos reales o inventados, reclutar a la mayor cantidad de seguidores a sus filas.

El Wahabismo es una corriente del Islam suni se fundada, en el siglo 18 en Arabia por Muhammad ibn Abd-al-Wahhab, y pregona lo que se denominaba “Salaf as-Salih”, que significa “la forma correcta de actuar en función a las enseñanzas de píos predecesores. (Salafismo).
El término se considera ofensivo por los originales salafistas y por eso se distinguen unos de otros aunque sus doctrinas son similares.

Esta vez, un jeque salafista egipcio, Khalid Abdullah, conductor de un programa de TV, vio cortometraje ofensivo a la figura de Mahoma que fue estrenado el 1 de junio de este año y decidió presentarlo tres meses después, el reciente 8 de septiembre, para que coincidiera con la conmemoración de “la hazaña” de Al Qaeda el 11-S” y así, probablemente, poner en aprietos al gobierno liderado por la Hermandad Musulmana (para los salafistas, demasiado moderados a pesar ser también fundamentalistas), y convocar a otros islamistas a atacar embajadas de Estados Unidos en todo el mundo. De la web salafista a las emisoras de TV árabes, otra vez sale a relucir la tecnología del siglo 21 con una visión de la Edad Media.

El resto es la historia compleja: ¿qué hacer para combatir a esa minoría de millones de islamistas que en el nombre de Ala y Mahoma buscan cualquier excusa para provocar un alud y acabar con sueños de “primavera”?

Read Full Post »

IRSE DE IRÁN

El gobierno de Canadá decidió esta semana clausurar su embajada en Irán porque, según su canciller, la actitud de su régimen de no colaborar en las inspecciones de sus plantas nucleares; sus violaciones a los Derechos Humanos; su reciente envío de topas a defender al régimen de Siria; y sus constantes amenazas de “borrar del mapa a Israel”, aunado a un explícito antisemitismo en la declaración de tergiversación y negando a El Holocausto.

Esta decisión, que incluye la expulsión de diplomáticos iraníes de territorio canadiense, se da luego de que el país norteamericano ha retirado a 8 empleados de su embajada en Teherán. Algunos analistas afirman que la medida tiene una razón de fondo preventiva por el precedente de la arremetida de unos 100 manifestantes que atacaron la embajada británica en noviembre de 2011, o incluso, por el temor de que pronto ocurra un ataque de Israel a ese país. ¿Son lógicas estas especulaciones?

El primer ministro canadiense, Stephen Harper, fue un gran aliado de George W. Bush y desde que llegó al poder, en 2006, ha mostrado su apoyo a Israel, y sin embargo, no por eso descuidó el equilibrio geopolítico de Canadá en mantener buenas relaciones con naciones que mantienen tensas relaciones con occidente como Rusia, China o la misma Irán. Al igual que las 27 naciones de la Unión Europea, Canadá apoya la iniciativa de Obama para detener el intento iraní de construir armas atómicas (ya ni los países árabes ni musulmanes se creen la historia de los “fines pacíficos” de semejante proyecto que incluye dos reactores – Natanz y Quom – a unos 90 metros bajo suelo, y cuando el presidente Ahmadineyad ordenó este año construir cuatro plantas más para enriquecimiento de uranio).

Probablemente el gobierno canadiense presiente que la crisis económica, unida al malestar de buena parte de la población hacia los ayatolás que reprimieron al Movimiento Verde que en 2009 tomó las calles del país para protestar contra la manipulación de los comicios presidenciales que permitió la reelección a Ahmadinejad, pueda hacer estallar una crisis que conduzca al régimen de Teherán distraerla con ataques a sedes diplomáticas de naciones que aplican sanciones contra el país. Esta luce como una hipótesis lógica para la decisión abrupta de Canadá de retirar a todo su cuerpo diplomático de Irán, y luego de los asaltos de esta semana, por parte de islamista radicales, a las embajadas estadounidenses de Egipto y Libia (en la cual asesinaron a su embajador); la decisión del gobierno de Harper se vuelve aun más premonitoria.

Stephen Harper, presidente de Canadá

¿Será este el primer precedente para que otros países imiten a Canadá? En todo caso, es coherente que un gobierno que acusa a otro de ser una amenaza regional o mundial y ya lo somete a sanciones económicas, también lo ratifique con medidas políticas.

Read Full Post »

OBAMA, ROMNNEY “LAS TIENDAS” DE CAMPAÑA

Las promesas de los candidatos de la campaña presidencial de Estados Unidos dan la ilusión de que el presidente tiene mucho más poder del que realmente se le concede. De todos los sistemas presidencialistas del mundo, quizá el de la potencia de Norteamérica es el que más limita al gobierno, puesto que el país tiene un sistema descentralizado en el cual cada uno de los estados tienen gran autonomía para que sus parlamentos y gobernadores apliquen sus propias políticas, y a nivel central, las decisiones del poder ejecutivo dependen del visto bueno de las dos cámaras del congreso nacional , de la Corte Suprema de Justicia y en lo económico, de la Junta de la Reserva Federal (Banco Central).

Si el gobierno de George W. Bush pudo entablar las guerras de Afganistán e Irak y políticas de seguridad con gran amplitud, es porque el trauma del 11-S de 2001 hizo sentir presión a la mayoría de congresistas y senadores que le otorgaron “carta blanca” para ir a la guerra, con o sin apoyo de la ONU, en base al criterio de su gabinete y él suyo propio (es decir, casi sin criterio). Un presidente estadounidense debe negociar sus decisiones con instituciones y contrapesos del estado creados por los fundadores de EEUU para evitar que la república se pudiese convertir en una tiranía, y por ende, muchas de las promesas electorales de los candidatos no reflejan lo que harán en caso de ganar. La realidad y los intereses geopolíticos se imponen sobre supuestas decisiones ética como atestiguamos en el caso de la parálisis del gobierno de Obama en el caso de Siria, con el tirano Hafez al Assad; las jugadas de “avestruz” que hace cuando China o regímenes aliados como Arabia Saudí o Bahrein reprimen, encarcelan o torturan a quienes se manifiestan en su contra.

Ante la realidad de un mundo de muchas potencias, cambios de prioridad por intereses estratégicos, y acontecimientos inesperados y globales como la “Primavera Árabe” o la crisis económica mundial, es imposible que Obama o Romney puedan mantener cualquiera de sus promesas aunque sí son claras sus tendencias: el actual presidente prefiere el multilateralismo, como demuestra el caso de la OTAN con Libia o intento de que la OEA manejase e golpe de 2008 contra el ex presidente hondureño Zelaya (la extrema derecha de su país lo critica de mermar la capacidad disuasiva que antes tenía EEUU y la extrema izquierda mundial de continuar con la misma política de Bush. ¡Los extremos se tocan aun contradiciéndose!), mientras que Romney, desde la oposición, se puede dar el lujo de prometer que de ganar, atacaría a Irán; conformaría una alianza para derrocar a al Assad; tomaría políticas severas si Hugo Chávez se perpetúa en el poder; etc.

Obama con Ban Ki-moon, secretario general de la ONU

Las elecciones, en cualquier país, son como tiendas en las que se venden promesas al mejor postor, y EEUU no es la excepción.

Read Full Post »