Feeds:
Entradas
Comentarios

Archive for 26 abril 2014

GABO SÍ TIENE QUIEN LE ESCRIBA

 

Muchos años después, frente al pelotón de fusilamiento, el coronel Aureliano Buendía había de recordar aquella tarde remota en que su padre lo llevó a conocer el hielo”. Así comienza una de las inmortales historias del fallecido premio Nobel de Literatura, Gabriel García Márquez, creador, arquitecto y recolector de cosmos como Macondo. “El mundo era tan reciente, que muchas cosas carecían de nombre, y para mencionarlas había que señalarlas con el dedo”, dice el mismo párrafo de inicio de “Cien Años de Soledad”, en una frase que rememora lo que fue el bíblico paraíso terrenal, y enmarca nuestra vida tan compleja, tan llena de mucho y tan vacía de tanto, que por momentos se hace difícil describirla al saturarnos de lo instantáneo, virtual, digital, global y multidimensional como se nos presenta.

 

En 1927, año cuando nació Gabo, se realizó la primera emisión de noticias de la BBC de Londres y se estrenó la primera película sonora que cambió a la estructura del cine, “El cantante de Jazz”, casi como premonición del excelente periodista colombiano quien luego se dedicaría a la ficción y transformaría la literatura y  la crónica con nuevas técnicas narrativas.

En 1927 nacería una nueva narrativa cinematográfica (con la llegada del sonido) y un escritor que cambiaría la narrativa literaria.

 

En 1967, Gabo presentó la obra que lo haría conocido mundialmente, relatando la saga de la extensa familia Buendía, en un juego de tiempos cíclicos que avanzan y retroceden en la obra, que, para muchos, inició el realismo mágico del boom latinoamericano de literatura.

 

El día que el padre del coronel Aureliano Buendía lo llevó a conocer el hielo, el gitano alquimista que se lo enseñó, Melquíades, profetizó: “”La ciencia ha eliminado las distancias”…“Dentro de poco, el hombre podrá ver lo que ocurre en cualquier lugar de la tierra, sin moverse de su casa”. Y si bien, la televisión ya existía para la fecha de edición de “Cien Años de Soledad”, imaginar que los seres humanos podríamos ver lo que ocurre en todo lugar del planeta, resultó ser una exacta predicción de nuestros tiempos de redes sociales, Internet y medios audiovisuales que, si una persona lo deseará, podría manejar sus cuentas, su información y hasta su presencia, virtualmente, sin salir de su hogar.

Ese recuerdo del coronel Buendía se da el día que se encuentra en el paredón de fusilamiento y comienza rememorando algo tan simple pero asombroso, como su descubrimiento del hielo, y sin embargo, Aureliano se salva ese día, al igual que lo hizo de 14 atentados y 73 emboscadas en el contexto de tiempos de guerra civil, como las muchas que azotan a centenares de lugares macondianos del mundo.

El coronel, murió un día que llegó el circo a Macondo mientras orinaba en el castaño en donde descubrieron su cadáver al día siguiente. Gabo evitó el circo, se fue silente gracias al hermetismo de su familia y sus restos fueron cremados. Como el hielo, que es agua en estado sólido que al hervir se transforma en vapor los humanos, al diluirnos físicamente, quedamos como Gabo, a través de nuestras obras de vida.

Read Full Post »

UNIÓN CIVIL Y RELIGIOSA

Poco antes de la semana santa y de la celebración de la Pascua judía (del Éxodo de Egipto), la recreación fílmica de Noé despertó polémicas como en otros tiempos lo hizo la película La Última Tentación de Cristo entre muchos cristianos, porque presenta a un patriarca algo iracundo en un ambiente que pretende combinar elementos bíblicos con otros post-modernos o surrealistas. Se aúnan a la controversia del Noé épico en 3D, clérigos musulmanes fundamentalistas que no aceptan el principio de representar al ser humano (ni en dibujos, fotografías ni fotogramas), algunos sacerdotes y rabinos, y por razones muy diferentes relacionadas al argumento y a la estética del film, críticos de cine y periodistas.

Película “Noé”

En esa coincidencia de polémicas que vinculan a lo civil y lo religioso, una noticia poco difundida llamó la atención de coleccionistas de anécdotas, como quien esto escribe: el 1 de abril, un intelectual  egipcio escribió en el diario “Al-Yawm al-Sabi” una columna en la cual anunció que demandará al estado de Israel por las diez plagas que afectaron a Egipto cuando Moisés los guió de la esclavitud a la libertad hacia la tierra de Israel.

El escritor Ahmad al-Gamal argumenta que los antepasados de los egipcios no merecieron pagar por lo que hizo un Faraón de turno, y por lo tanto, Israel debe indemnizar a su país por todos los daños causadas por las plagas que devastaron la tierra y  las propiedades: “…echaron sobre nosotros plagas de langostas por la cual fue imposible desarrollar la agricultura. Otra plaga impidió que el agua del Nilo pudiera ser bebida durante mucho tiempo.

Cita del artículo de Ahmad al-Gamal

La plaga de la oscuridad constante fue un verdadero desastre…”opina Al Gamal, quien también exige que se calcule el valor actual en oro de lo que según la Torá (primeros cinco libros del Antiguo Testamento) los hebreos se llevaron de Egipto en piedras preciosas, telas, cuero, madera y pieles de animales utilizados para construir el arca sagrada que construyeron en el desierto (el que busca Indiana Jones en la primera película de ésta serie fílmica).

 

Es de suponer que si los españoles, ingleses, holandeses, franceses, rusos y tantos otros imperios devuelven las riquezas que se llevaron de tantas colonias que explotaron durante siglos de historia colonial, los gobernantes israelíes deberían considerar el pedido de Al Gamal, aunque también, habría que descontar de la suma total, el cálculo de horas-trabajo de décadas de esclavitud dedicadas por los hebreos en Egipto.

Por otra parte, le convendría al autor de la columna periodística cuidarse de Al Qaeda y otros grupos islamistas radicales puesto que, implícitamente, reconoce que los actuales pobladores de Israel son los descendientes de los hebreos bíblicos, a diferencia de lo que argumentan estos grupos fanáticos.

Como se sabe, mezclar religión y política no es recomendable, y menos, en nuestros tiempos globalizados.

Read Full Post »

RUANDA Y EL “SER O NO SER” DE RÓMEO

En octubre de 1993 el general retirado canadiense Roméo Dallaire fue invitado comandar una misión de paz de la ONU en Ruanda, luego de que los dirigentes de ese país africano llegaran a un acuerdo de paz que debía conducir a un gobierno de transición entre el clan de los hutus  y el de los tutsis. Dallaire debió estudiar la historia de Ruanda y a Burundi (antiguo reino de Ruanda-Urundi) para comprender el contexto del rencor entre hermanos de un mismo grupo étnico en el país al cual iría destinado con los cacos azules belgas y africanos.

Los belgas, que colonizaron Ruanda  en 1916, creían en teorías raciales de su época y convencieron a los tutsis que eran superiores que los hutus a pesar de que no son si quiera etnias diferentes pues no tienen diferencias raciales ni lingüísticas. Tras la independencia del país en 1962, el legad belga determinó que  la  minoría tusi dominó sobre la mayoría hutu haciendo difícil la confianza entre ambos grupos, En los 90, la situación se complicó el surgimiento de un grupo extremista llamado Interahamwe, que llamaba a “fumigar a los tusis”.

En abril de 1994, el derribo del avión en el que viajaba el entonces presidente hutu Habyarimana, dio excusa al Interahamwe y a sus aliados del gobierno a ejecutar matanzas sistemáticas que acabaron con la vida de 800 mil personas en 100 días. La ONU decidió evacuar a las tropas de paz para no exponer sus vidas y Dallaire, más un Hamlet que un Romeo –  no con una, sino miles de calaveras rodeando el dantesco paisaje a su alrededor –  se planteó el “ser o no ser” de quedarse en Ruanda solo con  250 soldados que lo acompañaron en su decisión y colaboraron a que miles de ruandeses pudiesen sobrevivir al peor genocidio de nuestros tiempos.

Libro sobre Ruanda de Romeó Dallaire: Estrechando la mano del diablo.

A 20 años de estos sucesos, cuando el mundo que hoy hace un mea culpa por Ruanda y se lava las manos con lo que ocurre en Siria y otros lugares, es preferible atender a las críticas de Dallaire que retórica del “nunca más” de organismos internacionales que en su momento, acusaron a Dallaire de no cumplir con las ordenes de retirada.

 

Dallaire en el décimo aniversario del genocidio de Ruanda en 2002.

Read Full Post »

S.O.S vs. OEA

La clave con la que tocan los sumisos ejecutantes de la OEA desentona, con su propia Carta Democrática firmada en Perú el 11-9-01, que estipula la condena a golpes de estado pero también, a gobiernos que no respetan derechos humanos, y no sigue a la mayoría de los pueblos allí representados, a quienes les es claro que en Venezuela hay una dictadura.

Dada esta situación, se hace más valido que nunca, lo que el ex embajador de Panamá en la OEA, Guillermo Cochez planteó enero de 2013 cuando acusó al régimen venezolano de abuso de poder por la falta absoluta de independencia de poderes del estado y por mentir sobre la salud, del entonces, ¿paciente, agonizante o ya fallecido? Chávez.

 

 

En ese entonces, a diferencia de ahora, el gobierno de Martinelli decidió suspender a Cochez de la OEA para no confrontar a un Maduro proclamado presidente con tufo de fraude,  a diferencia de ahora cuando el presidente de Panamá, a pocos meses de terminar su mandato, tomó la batuta para denunciar los atropellos contra la libertad de expresión, manifestación y protesta pacífica del régimen castrista-chavista contra estudiantes y opositores. (Es cierto que algunas protestas son ahora violentas a raíz de la represión de las manifestaciones pacíficas que radicalizaron a un pequeño sector de la oposición).

 

Venezuela, que durante décadas no mantuvo relaciones diplomáticas con dictaduras y ayudó a varios perseguidos de todo el continente a refugiarse en su territorio, hoy pide un S.O.S y recibe la vergonzosa respuesta de una mayoría de gobiernos del continente vendidos a  los petrodólares o al interés de que su neo-dictadura mantenga al país sin industria nacional para vender casi todo lo que consume el pueblo venezolano.

A la OEA no hay ya que pedirle un SOS, sino estamparle un Q.E.P.D.

 

Read Full Post »