Feeds:
Entradas
Comentarios

Archive for 31 enero 2015

DESPUÉS DE AUSHWITZ

DESPUÉS de Auschwitz y otros campos de exterminio o concentración nazis y soviéticos (Gulags) cualquier genocidio justifica que hoy se bombardee al Estado Islámico (EI) en Iraq y Siria para evitar que indefensos civiles sean masacrados por ese grupo de islamistas sunitas radicales que asesinan a todo quien no nació con su doctrina religiosa, etnicidad o que se adapte a su ideología totalitaria fanática: chiítas, yazadíes (musulmanes con creencias pre-islámicas), cristianos, etc. Después de Auschwitz es vergonzoso que las potencias del mundo no detengan el genocidio contra los cristianos que perpetra el Boko Haram en Nigeria, ahora se extiende a Camerún, Níger y Chad.

DESPUÉS de Auschwitz fue triste que algunos intelectuales de izquierda se hicieran la vista gorda con los millones de víctimas de los regímenes comunistas de la ex Unión Soviética, China y Camboya, y que algunos pensadores de derecha se limitaran a criticar a los anteriores sin incluir en sus denuncias a Pinochet, Videla y Viola, Sukarno en Indonesia, etc., durante la “Guerra Fría”.

EL 27.01.15 se conmemoró el 70 aniversario de la liberación de Auschwitz, y me toca personalmente porque los padres de mi madre, Alicia Freilich, perdieron a casi toda su familia en las cenizas de ese averno y mi padre, Jaime Segal, sobrevivió al campo de concentración de Transnitria.

MI PADRE JAIME EXPLICA SU SUPERVIVENCIA.

EN su novela Cláper, mi madre, Alicia Freilich, menciona el momento en que a mis abuelos Max y Rebeca se enteran de que la hermana de mi abuela, Guta, y su esposo Abraham, sobrevivieron Auschwitz:

FRAGMENTO DE LA NOVELA CLÁPER
“Una mañana del año cuarenta y cinco despierto sobresaltad por extraños ruidos. Me acerco de puntillas al dormitorio de ustedes y no sé si lloran o ríen. ¿Se puede estar dramáticamente feliz? Eso era.
Papá, tú repetías como un autómata, el texto de una misiva. Estamos vivos, estamos vivos. Guta y Abraham. Estamos vivos…
La carta llegó al apartado ciento sesenta y tres de Carmelitas, a nombre de Max. ¿Cómo la tía pudo retener esos datos durante los seis años de aquel infierno?
Febriles gestiones para traerlos a Venezuela trastornaron a mi madre que había parido recién a su tercera niñita, enfermiza criatura atendida por el pediatra Gómez Malaret, un médico también de almas, pues con paciencia de santo escuchaba los quejidos sobre las dificultades en la obtención de visas si los solicitantes no se declaraban cristianos.
Miriam se llamaba la segunda hija en recuerdo de la abuela materna y Perla nombraron a la última, en homenaje a la vivísima abuelita de Léndov…Mientras, los tíos esperaban en París hospedados por Hela y David Haftarchik. Prometieron que al llegar nos relatarían el milagro de la sobrevivencia y contaron…
Lo más espeluznante de aquellas mil y unas noches fue su emotivo recuento de una certeza errada. La pareja pasó casi toda la guerra en el mismo campo de concentración, separada por una valla alámbrica, dando por segura su muerte, porque desgarrados de su familia a las puertas de Auschwitz, no supieron el uno del otro hasta aquel junio, cuando Guta nos envió el estamos vivos.
Se reencontraron en la calle principal de Konin, el pueblito natal de Hirshbein, el marido, mientras cada cual buscaba información sobre su cónyuge y parientes.
Me juré que resistiría su historia hasta el final. Y después de padecerla, a viva voz, ningún justificativo sobre aquel genocidio puede otorgar un atenuante a que doblegue esta indignación. Razones de Estado, no sabíamos, pensaban que era humo de fábricas, obedecimos órdenes del gobierno, quién podía imaginar. Mentiras que siguen legalizando, día a día, desafueros y masacres en oriente y occidente.
De la numerosa familia sólo quedaron ellos para dejar testimonio… ¡Ah, sí! De Yehuda Ari se recibió una hojita remitida desde Siberia …Pedía noticia de sus hermanos y alguna migas de pan…”

—————-
FamilyAbGutaMaxRifkaJaimeAlicia
De izquierda a derecha. Arriba: mi tío-abuelo Abraham Hirshbein. Mi madre Alicia Freilich, mi padre Jaime Segal. Abajo: mi tía-abuela Guta Freilich Hirsbei, mis abuelos Rebeca (Rifka) Warshavska de Freilich, mi abuelo Max (Mordejai) Freilich, y mi tía Miriam Freilich.

PORQUE EL HOLOCAUSTO, como cualquier genocidio me es asunto personal me subleva todo tipo de totalitarismo (aun los caribeños) y de genocidios (exterminio a una comunidad por su identidad) y me indigna la tergiversación del término “genocidio” (Ver http://www.radiojai.com.ar/Online/notiDetalle.asp?id_Noticia=23774) para conflictos complejos, con matices, en los que no se aplica como ataques contra el EI; el palestino-israelí; etc.

Después de Auschwitz hay que aprender la diferencia.

Anuncios

Read Full Post »

LLORA POR LA JUSTICIA, ARGENTINA

El primer ataque islamista en suelo americano no fue el 11-S de 2001 sino los atentados en Buenos Aires contra la embajada de Israel, en 1992, y contra la sede de la comunidad judía. AMIA, en 1994, el cual causó la muerte de 85 personas y una gran cantidad de heridos. El entonces presidente Carlos Menem prometió buscar a los responsables de este hecho sangriento pero fue su sucesor, Néstor Kirchner, quien seriamente ordenó la investigación nombrando a Alberto Nisman como fiscal para la causa AMIA.


En 2006 Nisman y sus fiscales adjuntos acusaron formalmente al gobierno de Irán por planificar el atentado y al grupo islamista Hezbollah de haberlo ejecutado, con lo cual, la justicia argentina ordenó la captura de 6 ex funcionarios iraní y un miembro de Hezbollah. Ante la negativa de Irán de extraditar a los acusados, exigida también por la Interpol, Argentina rompió relaciones con el país persa.

En 2013, el gobierno de la viuda de Kirchner, Cristina, firmó un Memorándum de Entendimiento Argentina-Irán, para crear una comisión de la verdad con miembros de ambos países para “avanzar las investigaciones”.

Casi dos años antes del acuerdo Irán-Argentina el periodista Pepe Eliashev denuncia, en la publicación PERFIL, lo que el gobierno en ese entonces negaba.

El juez Nisman había acusado hace días a la Sra. Kirchner, su canciller y algunos miembros “Cristinistas” de fabricar la inocencia de los inculpados iraníes a cambio de petróleo de ellos por exportación de cereales a gran escala por parte de Argentina.

El suicidio o asesinato de Nisman la noche previa a su comparecencia en el Congreso para informar sobre sobre su detallado informe hará dudar a cualquier otro fiscal o juez a denunciar a los poderosos del gobierno. Llora Argentina, llora, porque este tango huele a petróleo y botox.


Marcos Aguinis sobre Acuerdo Irán-Argentina en programa de 2013.

IMPORTANTE LEER ESTE ARTÍCULO:
http://www.timesofisrael.com/who-will-obtain-justice-for-alberto-nisman/

THE TIMES OF ISRAEL
Who will obtain justice for Alberto Nisman?
Subject to relentless death threats, the brave investigator who proved Iran and Hezbollah orchestrated the 1994 AMIA bombing, the worst act of terrorism ever carried out in Argentina, has been found dead in his home in Buenos Aires. Decent people should be appalled
BY DAVID HOROVITZ January 19, 2015,
On August 14, 1993, in Mashad, Iran’s second-largest city, the Iranian leadership’s “Committee for Special Operations” or “Omure Vijeh Committee,” convened to discuss its ongoing problems with Argentina — and specifically the flamboyant president, Carlos Menem.
Reorienting Argentina’s policy, moving his country closer to the West and to Israel, the Syrian-born Menem had severed the hitherto fruitful partnership between Buenos Aires and Tehran on all matters nuclear, first suspending and then terminating the training of Iranian nuclear technicians in Argentina and the transfer of nuclear technology to Iran.
Iran had brutally shown its fury at Menem’s betrayal in 1992, when it organized the bombing of the Israeli Embassy in Buenos Aires, in which 29 people were killed. The August 1993 meeting determined that a further terrorist assault on Menem’s country was necessary. A Buenos Aires-based Iranian “diplomat,” Mohsen Rabbani, had flown in for the meeting with a list of three potential targets. AMIA, the multi-story Jewish community center office building, was the first of the three to be discussed, and it was approved.
A 2006 indictment in the case (PDF) names Iran’s Supreme Leader Ayatollah Ali Khamenei as the head of the council, and says the final decision to attack the AMIA center was made by Khamenei and then-president Ali Akbar Hashemi Rafsanjani.
Imad Mughniyeh, the Hezbollah terror chief routinely charged with planning such atrocities, was subsequently flown from Lebanon to Iran and given instructions to coordinate the bombing. A Hezbollah activist named Ibrahim Berro — the fourth of five siblings of a Lebanese family with a long involvement in violence against Israel — was selected as the suicide bomber. And on July 18, 1994, Berro drove a white Renault Trafic van filled with explosives into the AMIA building, destroying it. The entire seven-story structure collapsed, 85 people were killed and hundreds more were wounded. Mughniyeh, who had directly overseen the preparations, was in Buenos Aires until days before the bombing.
We know all of this because of the indefatigable investigative work of one man, Alberto Nisman, who 10 years ago took over the investigation of the bombing. It was Nisman who traced the evidence, in what remains the worst-ever terrorist attack in Argentina, all the way back to that meeting of the Iranian leadership in Mashad.
So definitive and persuasive were Nisman’s conclusions that Interpol placed the key Iranian conspirators, along with Imad Mughniyeh, on its international watch list, requiring member countries to assist in their arrests and extradition. Among those on the Interpol “red notice” list are Iran’s former defense minister Ahmad Vahidi and failed presidential candidate Mohsen Rezai.
Resolute and single-minded, Nisman also sought to bring Menem to justice for covering up Iran’s role in the AMIA bombing.This reporter interviewed the then-president in Buenos Aires days after the AMIA bombing, and while he vowed to follow the evidence wherever it led he also said he feared his own life was now in danger.
The investigation Menem ordered was branded “a national disgrace” by subsequent president Nestor Kirchner, under whose watch Nisman was appointed.
Last week, Nisman, 51, alleged that the current Argentinian president, Cristina Fernández de Kirchner (Nestor’s widow), and her Foreign Minister Héctor Timerman, had worked to cover up Iran’s involvement in the attack. He said he sought to question her over the scandal.
On his first visit to Israel seven years ago, Nisman, a non-observant Jew, told me that he had been warned off the AMIA case by Iran, and that he had received death threats, including one that he found recorded on his home answering machine which was particularly troubling because his daughter was standing next to him when he played it. In one of several subsequent telephone conversations, he said the Iranians had told him — during hearings at which they sought in vain to have their incriminated leaders cleared by Interpol — that he had slandered their nation, that his capture would be sought, and that he would spend years in Iran’s jails.
As I wrote at the time, Nisman did not appear particularly fazed by the threats, saying lightly that he had no plans to visit the Islamic Republic. He also swore that he would not cease his work on the case until the perpetrators and orchestrators had been tried, convicted and jailed.
Alberto Nisman was found dead on Sunday in a pool of blood, with a gunshot wound to his head, in his home in Buenos Aires. It was hours after the death of Imad Mughniyeh’s son Jihad, who had followed his father’s bloody footsteps, in an Israeli strike on the Syrian side of the Golan Heights. And it was hours before Nisman had been set to speak to a congressional panel about his latest allegations against President Kirchner.
Hearing the news on Monday morning, I could not help but recall what Nisman told me in a June 2013 telephone conversation: Tehran had established its terror networks for the strategic long term, he said, ready to be used “whenever it needs them.” In that same call, he warned that terrorist networks first established by Iran in several South American countries in the 1980s and 1990s were still in place. As throughout his investigation into the AMIA bombing, Nisman said he continued to receive intermittent death threats, by phone and email. “I report them to the authorities,” he said simply.
Twenty-six years ago, 270 people were killed when a bomb exploded aboard Pan Am flight 103 over Lockerbie, Scotland — the single worst act of terrorism ever carried out on British territory. A deeply flawed investigation ultimately led to the much-disputed conviction of a single low-level Libyan intelligence officer, and never saw the orchestrators brought to justice. This reporter is not alone in seeing Iran’s involvement, and in remaining troubled over the possibility of a cover-up. What the Lockerbie investigation patently lacked was a prosecutor with the brains, and the guts, of Alberto Nisman.
I last spoke to Nisman a year and a half ago, when he responded to a spate of false reports that claimed Iran’s then president-elect Hassan Rouhani had been present at that August 1993 meeting when the AMIA bombing was commissioned. Rouhani was indeed a member of Iran’s National Security Council at the time, “according to witness testimony,” Nisman said, but did not sit on the council when it “carries out extralegal activities… under the name of ‘Committee for Special Operations.’” Nisman was intent on clarifying the point, stressing furthermore that “there is no evidence, according to the AMIA case file, of the involvement of Hassan Rouhani in any terrorist attack.”
Nisman was a man determined to follow the facts, and committed to achieving justice. When Imad Mughniyeh was killed, allegedly by Israel, in a February 2008 car-bombing in Damacus, he told me he felt no sorrow at the terror chief’s death, but neither did he feel that justice had been served.
What seems particularly tragic about the death of Alberto Nisman in Buenos Aires this week, the death of a brave, decent, seeker of justice, an honest man who would not be intimidated or deterred, is that there will be nobody of comparable caliber and guts to ensure justice for him.

Read Full Post »

De Humor en Serio de Laureano Márquez

Diario Tal Cual
Editorial Humor en Serio
Laureano Márquez

Carta de Dios a Maduro
23 Enero, 2015
Mi muy querido y predilecto hijo pródigo:
Sabes que por ser Dios me encuentro en todas partes. Me calé completico tu discurso de memoria y cuenta, cumpliendo con mi deber ineludible de ser omnisciente. En un determinado punto -frente a las adversidades que se le avecinan al país por la crisis de los precios del petróleo- te oí decir, haciendo uso de tu libre albedrío: “Dios proveerá”.
opinan los foristas
Mi pequeña y hermosa creatura:
Yo ya proveí. ¿Es que acaso no te has dado cuenta? Te explico, mi estimado moldeado del barro primigenio: El día que creé a Venezuela la coloqué en la zona tropical, para que los rigores del invierno y las nieves no les acosaran y el sol brillara todo el año. Sin embargo, les puse los Andes con nieves perpetuas para que los maracuchos tuviesen donde pasar frío y usar guantes y gorritos tejidos con orejeras. Las tierras de que les doté son fértiles casi todas. Los llanos son propios para una buena ganadería. En las selvas costeras tienen el mejor Cacao del planeta y dónde cultivar un excelente café. Les di tierras productivas en el sur del Lago, en los Andes, en toda la zona central.
Muchos ríos les hice, para que nunca les faltara el agua. Es más, puse dos bien caudalosos uno al lado del otro, para que usaran uno para producir electricidad y el otro -navegable- para que saquen los productos de exportación mineral, que además los coloque al ladito del río para que no hagan mucho esfuerzo en sacarlos.
Les di playas maravillosas para que lleven turistas: Margarita, Los Roques, Morrocoy y la Gran Sabana con su Salto Ángel para que se sintieran maravillados y orgullosos de lo que son. En el subsuelo les puse las reservas petroleras más grandes del planeta. Tienen también oro, aluminio, bauxita, diamantes y tantas cosas más. Hijito bello: les mandé mensajes, les mandé personas, les envié inspiración: Bello, Bolívar, Vargas, Miranda, Gallegos, Reverón, Picón Salas, el Maestro Abreu, Zapata, Andrés Eloy, Soublette, Convit, Cabré, Davalillo, Lauro, Simón Díaz, Dudamel… (La lista es larga y mis caracteres no son eternos) y hasta Uslar con un mensaje: transformen el petróleo en otras formas de riqueza, siémbrenlo.
Tesoro hermoso de mi corazón:
Como si lo anterior fuese poco, les acabo de enviar 15 años de la bonanza petrolera más grande que ha conocido la historia de la humanidad. Multiplica, bebé: dos millones y medio de barriles diarios X 100 X 30 X 12 X 15.
El resultado es el dinero que les envié, para que convirtieran a Venezuela en un Paraíso Terrenal de abundancia y progreso.
Les di todo, Nicolás del alma mía, hijito tierno de mi corazón: ¿Cómo te atreves a decirme que “Dios proveerá”? Mira, si en algún proyecto tenía yo esperanzas era en Venezuela. Les va a costar mucho que yo entienda cómo convirtieron una de mis mejores obras en esta ruina.
Lo siento, hijo, tengo que decirte que tu petición a las finanzas celestiales también ha fracasado.
Mira, te doy un consejo, así de panita: sienta en una mesa a Pedro Palma, Asdrúbal Oliveros, José Guerra, Orlando Ochoa y a Luis Vicente León al que tanto mientas y diles que te den una lista de 10 acciones urgentes para salvar al país de la debacle que le sobreviene y párales bola, que te lo digo Yo, que ya veo lo que viene y no por ser Dios, sino por puro sentido común.
A pesar de todo, te amo.
DIOS

Read Full Post »

POR DEL DERECHO A SER

Todos somos Charlie”, clamaron los franceses para identificarse con las víctimas del ataque terrorista contra el seminario Charlie Hebdo. Fue éste el slogan inicial unísono contra todo radicalismo que amenaza con socavar la libertad de expresión, pero de no ser porque uno de los policías asesinados fue musulmán y cuatro de las víctimas fueron judíos secuestrados un supermercado Kosher (alimentos preparados según prescripciones del judaísmo) por dos de los perpetradores que participaron en el atentado, el lema original no se hubiera ampliado al de “Todos somos Charlie, somos judíos, somos musulmanes y somos policías”

Francia es un país mayoritariamente tolerante pero tiene altos índices de xenofobia, islamofobía y antisemitismo (muchas veces simulado en una deslegitimación, más que crítica, al estado de Israel), y así como es uno de los lugares de Europa en donde se organizan más protestas a favor de los palestinos, sobre todo por parte de sus ciudadanos árabes, o contra las políticas de Estados Unidos en el Medio Oriente, apenas unos cuantos políticos e intelectuales alzaban sus voces cuando se trataba de ataques a mezquitas u objetivos judíos hasta los tenebrosos hechos de la pasada semana.

El “Todos somos Judíos” ocurre luego de más de una década de crecientes atentados islamistas que le costaron la vida a judíos franceses como el de 2006, perpetrado por la autoproclamada “banda de los barbaros” contra un joven judío; el de marzo de 2012 cuando 3 niños acribillados mientras salían de unas escuela hebrea de Toulouse; el cerco que realizaron simpatizantes de Hamas en una sinagoga de París, en julio de 2014 gritando que “Hitler tenía razón” y “muerte a los judíos”, etc.

Víctimas del atentado de Tolousse.

Los islamistas radicales son enemigos los políticos que los enfrentan, de los periodistas que los exponen en su fanatismo, pero también, de muchos individuos y comunidades, no por lo que hacen, sino, por el hecho de existir. Si bien el problema del islamismo lo deben resolver los políticos y líderes espirituales musulmanes, todos debemos ser cristianos cada vez que el Boko Haram y el Estado Islámico los asesina en Nigeria o el Medio Oriente, respectivamente; todos debemos ser judíos de Europa, y mujeres y homosexuales en países fundamentalistas islámicos, etc., para defender, no solo la vida y la libertad sino también, el derecho de todos a, simplemente, ser.

Read Full Post »

DE RUSHDIE A “CHARLIE HEBDO”

El precedente de ataques de radicales islámicos contra gente que vive de la libertad de expresión fue el edicto religioso (fatwa) de pena de muerte que en 1999 el Ayatola Khomeini- líder de la revolución islámica  de Irán, contra el autor de la novela “Los Versos Satánicos”, Salman Rushdie, por “blasfemia” contra la figura del profeta Mahoma.

Tres grandes escritores críticos del islamismo radical: Salman Rushdie, Umberto Eco y Vargas Llosa

Khomeini, como todo buen fanático religioso, incapaz de distinguir la diferencia entre una ficción de un texto axiomático (¡ni hablar de considerar algo tan remoto para su mentalidad como la libertad de expresión!),  convocó a “los buenos musulmanes” a ejecutar al indio-británico Rushdie, a cambio de una gran recompensa monetaria contra quien, no solo pecó por ofender al fundador del Islam, sino también, “abandonó el Islam, la verdadera fe”.

Mujeres convocando al asesinato de Rushdie con la imagen del Ayatola Khomeini de fondo.

Veinte años después sucesor del primer Ayatolá Supremo levantó la fawta contra el escritor quien, nunca se sabe, podría sufrir un ataque de  alguien sea considere que la decisión de Khomeini es irrevocable.

Desde entonces son muchos las personas del mundo del arte y la cultura han sufrido atentados por la intolerancia de radicales islamistas: algunos traductores y editores del libro de Rushdie; el cineasta holandés Theo Van Gong, director de un documental sobre el maltrato de mujeres por parte de grupos islamistas, asesinado en 2004; las amenazas contra Sherry Jones,  autora de la novela “La Joya de Medina” que trata sobre la relación entre Mahoma y su esposa-niña Aisha y el intento de homicidio de su editor británico en 2008; amenazas de muerte al músico Paul McCartney por realizar un concierto en Israel y  al actor Omar Sharirf por interpretar al apóstol Pablo en una película, entre otros casos.

Ayaan Hirsi Ali, la guionista del film “Sumisión” de Theo Van Gogh (cuyo cadáver se aprecia en la foto a la derecha), quien por su postura crítica al Islam radical del cual escapó en su Somalia natal, vive amenazada de muerte por islamistas radicales)

Por supuesto  los autores de las famosas caricaturas de Mahoma del diario danés Jyllands-Posten que en 2005 causaron protestas violentas ante embajadas danesas en algunos países como Indonesia, Siria e Irán, han sido objeto de  intentos de asesinato.

En 2006 los editores del semanario Charlie Hebdo reprodujeron las caricaturas del semanario danés y publicaron un manifiesto firmado por 12 intelectuales contra el totalitarismo islámico – entre ellos Rushdie, y algunos musulmanes exiliados de sus países por “apostatas” – en el cual expresan que la lucha no es contra el Islam ni entre civilizaciones, sino, de ideas y contra predicadores del odio. Ver:  elpais.com/diario/2006/03/02/internacional/1141254010_850215.html).

Era cuestión de tiempo y de falta de un política global clara  de las democracias para no ceder a los chantajes de extremistas contra la libertad de expresión, lo que podía evitar el reciente atentado de París y otros futuros que están en pre-aviso.

Ejemplos como Charlie Hebdo satiriza con todo tipo de personas e ideologías: a la izquierda el Papa Ratzinger, en el centro el presidente Hollande y a la derecha Osama Bin Laden

 

Read Full Post »